Los caseteros cofrades estallan: “Ni sillas teníamos a la hora del alumbrado”

Ayer dio comienzo una nueva edición de la Feria del Carmen y de la Sal que en este 2022 se traslada por las obras en la Magdalena al Parque Almirante Laulhé. Una feria en la que son hasta 10 las hermandades que participan montando su caseta en el recinto ferial.

Pero hasta llegar a la jornada de ayer, primera de la feria, han sido muchos los impedimentos que las hermandades han tenido por parte del Ayuntamiento de San Fernando.

En una adjudicación de las casetas con innumerables fallos y defectos por parte de la Delegación de Fiestas que encabeza Mar Suárez se llegó incluso alguna hermandad a plantearse no montar en el recinto ferial tal como ocurrió con la Hermandad del Perdón en la Feria de la Casería que finalmente optó por no montar el mismo día de inicio de la feria debido a las condiciones lamentables que le ofrecía la Delegación de Fiestas.

Tras la adjudicación de los lugares y casetas que se ocupaban llegaron nuevos problemas. Las estructuras que se han utilizado este año son de deficiente calidad y teniendo que solucionar temas básicos como la distribución de los espacios a pocos días del inicio. También las hermandades no han podido montar en los tiempos habituales debido a la falta de electricidad en las casetas y la imposibilidad de acopio de material y las labores propias en los días previos.

Pero esto no quedó aquí. Algunas casetas tenían unos metros asignados y han tenido que modificar los mismos. Entre ellas la caseta de la Hermandad del Perdón que ha tenido que reducir el espacio que se tenía adjudicado o la Hermandad de Columna que finalmente ha obtenido una distribución de espacio distinta a la que se había adjudicado.

En Columna además también han visto como otra caseta, la de la peña carnavalesca ‘El Timón’ de la que era presidente el actual miembro socialista del equipo de gobierno del Ayuntamiento de San Fernando, Javier Navarro Ojeda, ha ocupado parte de lo que debía ser la entrada a la caseta de Columna en el lado más próximo al auditorio del Parque Almirante Laulhé, uno de los alicientes que tenía esta hermandad para coger esta ubicación al ser la primera de las entidades en poder elegir espacio dentro del recinto ferial.

En la jornada de ayer y debido al viento de levante se notaron las carencias de unas estructuras adjudicadas a bajo coste y que han tenido que solventarse con una nueva adjudicación, en este caso a la empresa isleña JMR Construcciones para mitigar los efectos de una nefasta gestión de la que debe ser una de las preincipales fiestas a celebrar en San Fernando. Esta empresa deberá afianzar las estructuras en la jornada de hoy puesto que ayer en algún caso las mismas llegaron a provocar un serio peligro para la integridad de los asistentes.

Además en algunas casetas a pocos minutos de realizarse el alumbrado aún no estaban colocados los farolillos, una labor que también corría a cargo del Ayuntamiento de San Fernando.

A este rosario de penurias para estar presentes en la feria ayer se le sumó la última cuenta. Y es que a la hora del alumbrado algunas de las casetas -Huerto, Perdón y Rocío principalmente- no disponían de las sillas que se habían asignado. Organizando este absoluto descontrol se encontraba el Comisionado de la Agenda 2030 en el Ayuntamiento de San Fernando, Fernando López Gil, que entendemos estaría esperando las sillas para esa fecha.

Tras el alumbrado y durante la jornada de ayer los concejales visitaron las casetas y tuvieron que recibir por parte de las hermandades las críticas a una nefasta gestión ante el asombro de concejales como Antonio Rojas que calificaba dicha gestión como un “rotundo éxito”. Alguno lleva de feria toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.