75 años de devoción a Jesús Cautivo en la voz de sus Hermanos Mayores



Las bodas de brillante de una corporación son sinónimo sin duda de una larga trayectoria asentada en los años y en las personas. Momentos de todo tipo y personas muchas que han labrado el día a día de una corporación. Sin duda en estos aniversarios redondos es momento especial para mirar atrás y recordar lo vivido y con la misma intención marcar el futuro mirando hacia delante.

Como las personas que durante 75 años han pasado por la Hermandad de Medinaceli son muchas, para tener una visión más global de esta particular historia que mejor que sus Hermanos Mayores, los que han tenido a su cargo la máxima responsabilidad en la corporación, son un buen ejemplo para poder hacer análisis del tiempo vivido.

Por ello los cuatro hermanos mayores que ha tenido la hermandad y que siguen con nosotros quisieron hacer un repaso de esta particular historia de Medinaceli en San Fernando mediante una mesa redonda que actualizaba aquel artículo que hace 25 años se escribía en el boletín de la hermandad por los entonces Hermanos Mayores que habían pasado por este cargo.

Por orden de antigüedad  José Coto Rodríguez (1975-1990 y 1995-2004), Jesús Martín Díaz (1990-1992), Jesús Figueiras Huerta (1992- 1995) y Eduardo Coto Martínez (2012 – actualidad).

Una distendida conversación que sirvió para conocer las vicisitudes por las que la corporación ha pasado en este tiempo, recordar a los Hermanos Mayores fallecidos -Francisco de Asís Reula León, José Gómez Mier y Juan José Moreno Torrejón- y plantear también la hermandad y cofradía de cara al futuro.

Un 75 aniversario en la voz de las personas que han tenido a su cargo las decisiones finales de la misma y que quisieron establecer como nuevo punto de inflexión para revitalizar la corporación en algunos aspectos ya que desde el devocional todos coincidieron en asegurar que ha sido el mayor empuje que ha tenido siempre la hermandad, estableciendo en este corto espacio de tiempo un fervor hondísimo en la sociedad isleña hacia Jesús Cautivo y Rescatado y la Virgen de la Trinidad.

La singularidad del carácter en los hermanos de esta corporación durante el transcurso de los años, los vaivenes patrimoniales, culturales y personales, la trascendencia más allá de los muros de la Iglesia Mayor y la casa de hermandad fueron temas de debate que sirven también para conocer un poco más a esta corporación.

75 años de Jesús de Medinaceli en La Isla. De los combatientes de la Guerra Civil a la hermandad volcada en el proyecto de Lágrimas de Vida y la asistencia a los presos, de las primeras túnicas a la nueva casa de hermandad-museo. Todo eso y algunas cosas más en la voz de quienes han tenido a su cargo las mayores responsabilidades. 75 de devoción al Cautivo. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *