Una Semana Santa incompleta que nos deja siete días llenos de matices

Hace una semana con el cierre de las puertas de la Iglesia
de San José Artesano y ya con la imagen de Jesús Resucitado dentro del templo
se cerraba la Semana Santa de 2016 que dejaba a los cofrades un sabor
agridulce, con ese regusto de lo vivido pero –como es tónica general en los
cofrades- pensando en aquello que quedó por completar o los puntos mejorables
para el próximo año.

Y es que la lluvia aguó –valga la redundancia- algunas
jornadas como el Domingo de Ramos y el Martes Santo y en otra –el Lunes Santo-
por aquello de los partes que anunciaban su llegada hizo que la jornada también
concluyera antes de lo previsto.

Todas las hermandades salieron, ninguna quedó dentro de sus
respectivos templos, pero aún así se vivieron momentos que aunque repetidos en
tantos años, siguen dejando a nuestra Semana Santa incompleta. La lluvia deja
ver a veces lo mejor y lo peor de nuestra Semana Santa aunque, como se dice en
el argot periodístico “sin muertos ni heridos” para calificar que la presencia
de la lluvia no hizo que se produjera ningún daño ni en el patrimonio humano ni
en el material que las hermandades y cofradías sacan a la calle en estos días
grandes de la ciudad.

Como es costumbre en ISLAPASIÓN una vez concluye la Semana
Santa hacemos un pequeño análisis en el que vamos desgranando algunos de los
aspectos más importantes que configuran esta catequesis plástica que es la
Semana Santa, sí, porque aunque no lo crean, lo que se celebra en las calles de
la ciudad en estos días es una manifestación de fe –popular sí, pero
manifestación de fe-.

Para ello vamos a ir desgranando algunos apartados que
consideramos fundamentales y que son los siguientes:

HORARIOS E
ITINERARIOS

La Semana Santa de 2016 presentaba algunos cambios
sustanciales en lo que a horarios e itinerarios se refiere. Estos, aprobados
por el Consejo con el acuerdo de las hermandades en cuestión reunidas por días,
dejaban un panorama que parecía bastante claro pero que, como es normal,
algunas veces falla.

El Domingo de Ramos aunque la lluvia
apareciera realmente es en el momento que ya nada influye en este aspecto. Ya
se había producido el encaje entre las hermandades del día en la parte central
de la ciudad y todo fue correcto. El único momento algo más complicado llegó
cuando el palio de la Virgen de la Estrella entraba en la capilla de La Salle y
la Hermandad de Humildad y Paciencia aligeraba el paso por Real camino de su
barrio. Los cofrades de Cristo Rey –ya sin lluvia- aligeraron la entrada del
paso de palio para dejar expedito el paso.

En esta misma jornada, la primera de las de la Semana Santa,
nos dejó escenas nuevas como el paso de Humildad y Paciencia por parte de su
barrio a la vuelta o el de la Hermandad de Columna subiendo Hermanos Laulhé
tras su paso por la Plaza del Rey. Parece que el Domingo de Ramos va encajando –era
una de las jornadas complicadas- aunque sería bueno rebajar el nivel de tensión
en quienes tienen que gestionar momentos como los que pasaron cuando llegó el
agua; y no son precisamente cofrades de las tres hermandades que procesionan.

El Lunes Santo sigue teniendo el mismo
problema de siempre. Tres hermandades que hacen casi el mismo itinerario y que
se pisan unas a otras en horarios y calles. Desde el Consejo se plantearon –con
la rúbrica por parte de las hermandades- compromisos horarios no solo de
entrada en Carrera Oficial sino también en puntos de cruce como la llegada a
Capuchinas.

Desde la misma mañana –y desde muchos días antes- los partes
meteorológicos apuntaban a cierta inestabilidad a partir de las primeras horas
de la tarde. En el Santo Cristo los cofrades de Afligidos esperaron hasta el
último momento para decidir su salida aprobando finalmente hacer el mismo
itinerario pero recorriendo las calles del regreso a su templo al mismo ritmo
que hacen la ida hacia la Carrera Oficial: todo previsto para estar poco después
de las nueve de la noche de vuelta en casa.

Afligidos salía a la calle y los cofrades de Ecce-Homo
aprobaban en Junta de Gobierno la salida pero sabiendo que en el regreso
cogerían por Colón y suprimirían la bajada de la calle Ancha. Todo aprobado en
la calle Maldonado a falta de tener respuesta por parte de Medinaceli que
estaba en esos momentos celebrando la misa preparatoria para la salida
procesional. Medinaceli aceptó bajar también por Colón tras el paso de
Capuchinas y el Lunes Santo se ponía en marcha sabiendo que iba a ser, al
menos, descafeinado.

Todo transcurría sobre lo previsto hasta que llegaban
noticias a los cortejos de la lluvia en Cádiz y Chiclana. Afligidos tomó rápido
la vía rápida de subir Ancha y regresó a su templo sin incidentes recortando la
parte de su itinerario de paso por la capilla de la Vera-Cruz. A Ecce-Homo le
cogió en Real antes de entrar en Carrera Oficial y no pidió la venia hasta
saber que haría Medinaceli. En el mundo de las nuevas tecnologías, de los
avances en la comunicación, y de tantos otros aspectos fue imposible contactar
con los cofrades de Medinaceli que seguían su camino tras Carrera Oficial por
la calle Las Cortes y Antonio López.

Finalmente la comunicación llegó y Medinaceli al ver la intención
de Ecce-Homo de recortar su camino por la calle Rosario decidió también tirar
por esta vía con lo que dejaba la única opción a la hermandad del barrio de la
Pastora de volver sobre sus pasos, es decir, darse la vuelta.

Así fue. Medinaceli bajó González Hontoria aunque su Cruz de
Guía ya estaba cerca del convento de las Capuchinas. Y Ecce-Homo volvió por
Real y Maldonado hasta Marconi y de allí a la iglesia pastoreña.

Se recortaron los itinerario y con ello no se pudo ver si
los encajes horarios previsto estaban bien diseñados o no. Todo quedará
pendiente para el próximo año salvo cambio en el recorrido de las cofradías de
la jornada, que todo puede ser.

El Martes Santo tenía como especial
novedad en este aspecto la vuelta de Prendimiento a su itinerario tradicional;
es decir, la llegada a Capuchinas por la confluencia con Antonio López y
desechando la llegada por la calle Colón. La jornada comenzó normal aunque
desde primeras horas de la tarde ya se barajaba la posibilidad de que Huerto
recortara su regreso por Colón y Caridad desechara el paso por las Siete
Revueltas y Comedias y continuara por Real. Aunque las hermandades salieron y
nada de esto comunicaron en un primer momento.

Una lluvia muy fina y de muy poco tiempo cayó sobre el
centro de la ciudad. Fueron cuatro gotas, las justas para que la Hermandad del
Prendimiento decidiera volver a su templo tras el paso por Capuchinas y su
continuación por Colón hasta Reyes Católicos. Pesó mucho en esta decisión lo
acontecido en el Martes Santo de 2013 y la hermandad esta vez sí acertó.

Huerto y Caridad siguieron según lo previsto puesto que tras
estas pequeñas gotas la noche se presumía continuaría sin más lluvia. Pero al
llegar a la altura de la calle Rosario –Huerto- y tras su paso por Carrera
Oficial –Caridad- volvió a llover y ahora sí en mayor cantidad y durante más
tiempo. Huerto ya había comenzado a bajar Colón antes de que comenzara a llover
y Caridad estaba pensando si recortar o no su itinerario. La lluvia mojó a los
dos cortejos que apresuraron su paso para llegar a sus templos. Los itinerarios
de las tres hermandades quedaron huérfanos de sus puntos más álgidos: Parque
Almirante Laulhé para el Prendimiento, calle Ancha para el Huerto y Siete
Revueltas y Comedia para Caridad. Aún así todo fue sobre lo previsto ya que el
cambio de Prendimiento no afecta o al menos no debe afectar al encaje con el
resto de hermandades de la jornada.

El Miércoles Santo se llevó a cabo sin
ningún contratiempo. Acertadas decisiones de Vera-Cruz y Gran Poder en sus
cambios de itinerario. Gran Poder ha ganado en la última parte del recorrido
que hace de forma más directa aunque su recogida se prolonga hasta altas horas.
Por parte de Vera-Cruz su vuelta obviando la calle Pérez Galdós y regresando
por la zona de la Plaza del Rey hace que la cofradía se vea más arropada además
de ganar algunos metros menos en su recorrido por esta zona y dejar este tiempo
para el regreso por su barrio. Servitas, sigue en su línea, sin modificaciones,
aunque deberá gestionar mejor con el Consejo la publicación de horarios ya que
no coincidían los que se dieron por parte del órgano que gestiona a las
hermandades y los que manejaba la propia Orden.

El Jueves Santo es un día complicado.
El de más hermandades en las calles y que confluyen durante algunas horas en
los mismos lugares. La salida de Tres Caídas se antoja temprana en tanto en
cuanto la llegada a la Carrera Oficial la hace con bastantes minutos de
adelanto y eso que los cofrades de esta hermandad no escatiman en esfuerzos a
su paso por algunos de los lugares en el recorrido de ida hacia el centro de la
ciudad. La ida por Ancha y el paso por el barrio de la Pastora es un buen
momento para ver a la cofradía; el cambio inesperado por el viento del pasado
año hace que el cortejo de Tres Caídas luzca mucho mejor en este cambio para
llegar al centro de La Isla.

También en horario más temprano de lo habitual sale la
Hermandad del Perdón que ha ganado bastante en el regreso a su templo. Mucho
ambiente, más de lo habitual, aún con el recorte de parte de este recorrido. La
cofradía de la Casería demuestra que cuando se quiere en La Isla se puede
andar.

Quizás el punto más preocupante de la jornada llegó en el
doble encaje de estas dos cofradías –Perdón y Tres Caídas- en el centro. Se ceden
el paso en dos momentos distintos y que son clave para el discurrir de ambos
cortejos. El fundamental esta vez fue el segundo, el que tiene lugar en la
calle Las Cortes cuando las dos cofradías regresan tras el paso de Carrera
Oficial. Tres Caídas llegó antes al momento del cruce por lo que ya tenía
algunos minutos de parón, Perdón llegó a su hora pero al ver en el cruce a los
hermanos de Tres Caídas la persona encargada de la Cruz de Guía del Perdón
creyó que debía dejar paso, por lo que, entre unas cosas y otras el cortejo de
Tres Caídas tuvo que esperar al paso del Perdón con algunos minutos más de
retraso de lo esperado.

Este cruce no es muy lógico. No es lógico que la hermandad
que pasa primera por Carrera Oficial deje paso en este sitio a la que pasa
después. Por lo que seguro el orden de paso cambiará o habrá que realizar algún
cambio. Pero eso será materia de los próximos meses.

El resto de la jornada sin novedad. Misericordia en su
recorrido establecido aunque dejando minutos de retraso desde Carrera Oficial
que llegaron a ser de una hora al llegar de vuelta a la Pastora. Expiración
marcó ritmo e itinerario habitual, sin incidentes.

La madrugada del Viernes Santo también sin incidentes. Nazareno
no encaja con ninguna hermandad en su itinerario y el recorrido se llena de
público. Aunque es noche de no hacer caso al reloj la hermandad marca el cambio
de rumbo también en este aspecto y a diferencia de otros tiempos cuadra su
llegada a la Iglesia Mayor sobre lo previsto.

El Viernes Santo es quizás la
asignatura pendiente. Los cambios no solucionan nada y los parones entre
cofradías se siguen sucediendo. Santo Entierro volvió a dar parón a
Desamparados en la calle San José y el encaje no funciona. Además a todo esto
se suma que las autoridades civiles y militares no aceptan el paso por la calle
Pérez Galdós e insisten en volver a pasar tras Real por el Ayuntamiento.

Habrá cambios, seguro, pero se antojan muy complicados. Los
Oficios en los distintos templos hacen que los horarios de salida no sean a
cualquier hora. Todo pasa por una modificación en Santo Entierro que hace difícil
un encaje con Soledad –vuelta a los conflictos de toda la historia de nuestra
Semana Santa- además con el añadido de Desamparados que discurre por un
itinerario muy céntrico y encorsetado.

¿Y cambiar el sentido de la Carrera Oficial? ¿Y pasar Santo
Entierro al Sábado Santo? Son soluciones extremas pero seguro que más fáciles
de encajar que una en la que las tres cofradías hagan su actual itinerario sin
pisarse unas a otras. El tiempo dirá.

La que no da ningún tipo de problemas es la Hermandad del
Rosario, todo sobre lo previsto.

El Domingo de Resurrección en cambio, y
gracias a la lluvia, dejó un recorrido de ida a la Carrera Oficial aún más
corto para esta cofradía lo que hace que gane en público en la llegada a la
Plaza de la Iglesia. Igual la lluvia hace ver a esta cofradía que se puede
repetir horario e itinerario dejando para un mayor lucimiento de la cofradía en
la calle el regreso por Isaac Peral y el Parque Almirante Laulhé. Aún así la
última de las hermandades de la Semana Santa marcó un ritmo algo más rápido de
lo que nos tiene acostumbrados en los últimos años.

LA MÚSICA

Parece que como línea continuista de años anteriores las
hermandades ponen mayor énfasis en cuidar los repertorios que se interpretan en
la Semana Santa de nuestra ciudad. Quizás lo más destacado es la ausencia de
marchas dedicadas a Titulares de nuestras cofradías que cada vez suenan en
menos ocasiones. Pero estas se han cambiado por marchas cada vez más apropiadas
a los momentos pasionistas que se representan aunque, como en todo, siempre
existen puntos discordantes, cada vez menos.

Lo más destacado dentro de formaciones musicales era la
creación de la Agrupación Musical ‘Esencia’ de la Hermandad de las Tres Caídas.
En tan solo unos meses estos músicos han logrado un repertorio corto pero
armonizado y que ha conjugado bastante bien en los dos misterios que han
acompañado esta Semana Santa –Cristo Rey y el propio de las Tres Caídas-. Desde
la formación apuntan a una mejora considerable con 12 meses por delante para
poder aumentar el repertorio y el número de componentes aunque la falta de
meses de ensayo no destacó en forma negativa en estos dos días.

El resto de formaciones musicales –bandas de música, agrupaciones
musicales y cornetas y tambores- de nuestra ciudad van oscilando sus momentos
de forma pero manteniendo una línea bastante destacada si comparamos con otras
localidades de nuestra provincia. Tenemos un gran potencial dentro del apartado
musical pero igual no sabemos exponerlo con todo lo que ello conlleva. En otros
sitios con menos nivel presumen más de sus bandas y las “venden” mucho mejor.

Entre las formaciones musicales que tocan en nuestra ciudad
y que vienen de otros puntos de la geografía andaluza destaca la Agrupación
Musical que tras el Cristo de la Oración en el Huerto trae sus sones desde
Morón de la Frontera, gran nivel el de estos músicos. El acompañamiento musical
en Medinaceli –ambas formaciones musicales de fuera de nuestra ciudad- siguen
manteniendo el nivel aunque el recorrido fue corto para poder analizarlo en
profundidad. Tras más de 20 años en La Isla la Banda de Música de Fernando
Guerrero de Los Palacios es siempre un placer y un deleite para los sentidos;
buena prueba de ello el Lunes y Martes Santo.

También destacó -por la mejoría con respecto a otros años que ha visitado nuestra ciudad- la Agrupación Musical Ecce-Mater de Cádiz que acompañó al Cristo de Humildad y Paciencia. Nada que ver con los últimos años de Santa Cecilia tras este paso del Domingo de Ramos.

LA CARGA

En general la carga se mantiene en los niveles de años
anteriores con alguna que otra mejoría. Ya el año pasado anunciábamos lo
positivo del cambio en los pasos de la Hermandad del Nazareno que cada año va a
mejor. También lo bueno de la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC)
en los pasos que portan y especialmente la mejoría en el palio de la Virgen de
la Salud con el cambio de capataz; era algo que ya anunciábamos hace un año.

Se han visto momentos de muy buena carga como la del Cristo
del Perdón en la tarde del Jueves Santo o la de los pasos de la Hermandad de Columna
el Domingo de Ramos.

Si el punto negativo lo veíamos el año pasado el Miércoles
Santo con el misterio de la Vera-Cruz esta vez se quedará en la misma jornada
pero en los pasos de la Hermandad del Gran Poder a su paso por el puente, de
regreso. Algo tiene aquel punto del itinerario que hace que año tras año tras
una buena carga en tantas horas de recorrido se empañe un poco con momentos en
los que los pasos –especialmente el de palio- deja de mantener su sentido y
queda en muchas ocasiones girado con respecto al transitar del cortejo. El gran
número de cofrades que presencian el paso de la hermandad por este punto quizás
hace que la labor no sea fácil.

ESTRENOS

En este apartado destacamos uno por encima del resto: el
apostolado que completa el paso de misterio de la Hermandad del Huerto. Una
joya, una obra de arte que viene a ensalzar nuestra Semana Santa, y que llegó sobre
la campana, pero la espera mereció la pena.

Muy destacable la talla en los pasos de Tres Caídas,
Servitas y especialmente en el de Prendimiento que apunta a ser uno de los
misterios más vistosos de nuestra Semana Santa. Destacar también la nueva fase
del paso de la Caridad, sin duda una joya, una gran obra de arte, que pasa a veces
desapercibida.

En el capítulo del bordado lo más destacable viene del
taller ‘Virgen del Carmen’ de nuestra ciudad. Con la firma de José Muñoz Moreno
se pudo ver el Simpecado de la Hermandad de Columna que encaja perfectamente
con la nueva línea de esta hermandad que empezara con el cambio del hábito
penitencial. Y sin duda la túnica de Jesús Nazareno que dibujó un nuevo perfil
en el Regidor Perpetuo: la imagen de vuelta a la Iglesia Mayor con la luz de la
mañana fue sin duda increíble.

EL PÚBLICO

Por cada año que pasa es sin duda el punto negativo de la
Semana Santa. No nos cansaremos de decirlo. La gente que sale a las calles no
se calla –ni incluso al paso de la Hermandad de la Expiración-. Come pipas de
forma compulsiva y respeta muy poco a aquellos que van dentro de los cortejos.

Sin duda esto es algo que difícilmente tenga solución, es un
problema en el ADN de la ciudad: la educación. Y no solo se manifiesta en la
Semana Santa sino en todas las actividades que se desarrollan en la calle.

Muy difícil tenemos poder vender nuestra Semana Santa fuera
de nuestras fronteras para atraer a más visitantes si cuando vienen se
encuentran este panorama.  (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.