Lágrimas y sonido de tambor para dar el último adiós a José Rodríguez Cortejosa



Componentes de la Agrupación Musical Virgen de las Lágrimas, antiguos componentes de la misma, hermanos mayores de cofradías, miembros de juntas de gobierno, músicos cofrades de toda índole y cofrades en general no quisieron faltar al último adiós a uno de los emblemas de la Semana Santa de La Isla, José Rodríguez Cortejosa.

Minutos después de las dos y media de la tarde los componentes de la Agrupación Musical ya formaban frente a la puerta de la iglesia de San José Artesano. A la llegada de la comitiva fúnebre la banda se abrió para dejar pasar el féretro que fue cogido por algunos de los más antiguos componentes de esta formación. Entre ellos Juan Foncubierta y Juan Luis Monge últimos vestigios de la primitiva agrupación Virgen de las Lágrimas. 

Antecediendo al banderín decenas de coronas de flores sostenidas por familiares y amigos. Tras el banderín toda una formación musical, entre lágrimas y sollozos, marcaban el paso con el sonido de dos tambores que junto al féretro antecedían a los familiares más cercanos. 

Ha sido así, con este sonido tan característico de tambor, como la segunda familia de José Rodríguez Cortejosa, “Chiqui” ha dado su último adiós a quien fuera uno de sus emblemas y máximo exponente de una forma tan característica de hacer sonar un tambor. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.