Ha fallecido el cardenal Carlos Amigo Vallejo

El cardenal Carlos Amigo Vallejo (Medina de Rioseco, 1934) ha fallecido a la edad de 87 años debido a las complicaciones derivadas de una rotura de cadera y un posterior encharcamiento de pulmones del que tuvo que ser operado hace unos días. El que fuera arzobispo de Sevilla entre 1982 y 2009 sufrió una caída mientras asistía el pasado 22 de febrero al 25 aniversario de la ordenación episcopal del cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en la Catedral de la Almudena. El purpurado fue sometido a una cirugía para colocarle una prótesis, de la que salió de forma satisfactoria, pero tuvo que volver a pasar por quirófano el pasado lunes en el hospital San Francisco de Asís de Madrid, donde residía, para extraerle líquido del pulmón izquierdo.

Su estado de salud fue empeorando hasta provocar su fallecimiento a la edad de 87 años.

Su muerte provoca un gran impacto y un hondo pesar en Sevilla, donde su recuerdo trece años después de su marcha estaba más que vivo. Desde que se vio obligado a presentar su renuncia como arzobispo hispalense en 2009 al cumplir los 75 años marcados por el Derecho Canónico, sus visitas a la provincia fueron múltiples. Los lazos que le unían a la diócesis que comandó durante 27 años eran inquebrantables hasta el punto de que, en 2013, el Ayuntamiento de Sevilla rotuló un tramo simbólico de la calle Placentines a su nombre, el que va desde la Giralda a Alemanes, junto al Palacio Arzobispal. Hasta el último día, se mostró abierto a participar en todo cuanto se le demandaba desde Sevilla y presidía numerosas funciones principales de las hermandades, a las que quiso y en las que fue el principal precursor de su modernización y la integración plena de las mujeres.

Hombre de gran talante, gobernó con mano izquierda la Iglesia de una ciudad en transformación física y hasta mental. Sevilla se modernizó de la mano de Amigo Vallejo, un arzobispo que mantuvo siempre unas magníficas relaciones con los poderes públicos y con la Familia Real. De voz rotunda y un discurso cautivador, este hombre esbelto cuya presencia imponía cuando aterrizaba en cualquier acto mantuvo ese halo distinguido hasta el final, aparentando una salud de hierro pese a que en los últimos años había sufrido serios achaques.

En una entrevista reciente con ABC, coincidiendo con la rotulación de la calle a su nombre, definía cómo había sido su paso por Sevilla: «Yo a los castillos subí y a las cabañas bajé, y recuerdo la primera visita al Polígono Sur, que tenía fama de conflictivo y, sin embargo, me recibieron con un cariño enorme». Porque fray Carlos Amigo Vallejo se encontraba a gusto y se volcaba tanto en barrios como Torreblanca como en Los Remedios. Esas dos ‘sevillas’ las supo manejar a la perfección y fruto de su adaptación y comprensión de las particularidades de la ciudad encontró el camino para que, 40 años después de su llegada tras ser designado por Juan Pablo II, haya recibido el amor recíproco de los sevillanos.

Suspensión del Pontifical del 275 aniversario de la Soledad

Debido a la crisis en el estado de salud del cardenal la Hermandad de la Soledad informaba el pasado fin de semana la suspensión del Pontifical previsto de apertura de su 275 aniversario fundacional y que estaba previsto presidiera el cardenal Amigo Vallejo. Este Ponfical se modificó por una Solemne Función que se llevará a cabo el próximo sábado en la Iglesia Mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.