Fernando González Algaba: En la Orden hoy rezaremos el Vía-Matris a la hora de la salida

Finalizamos nuestras entrevistas de hoy, Miércoles Santo, acudiendo a la última de las tres corporaciones que debía realizar su salida procesional hoy: la Orden Seglar de los Siervos de María. Servitas, como conocemos a esta corporación, no salió el pasado año a causa de la lluvia y en este 2020 tampoco podrá realizar su estación de penitencia. Nos cuenta como viven estos días en el seno de la Orden uno de los negros penitentes de su cortejo y secretario de la misma, Fernando González Algaba.

•¿Cómo estás llevando estos días de cuaresma?

Con preocupación y tristeza por todo lo que está viviendo el País
por el COVID-19 y por todos los fallecimientos que están produciendo a
consecuencia del mismo. Es una Cuaresma dura y diferente. En estas fechas
estaría haciendo cosas muy distintas: viviendo nuevas experiencias con mis
hermandades, organizando salida procesional, estar con mi gente, familia y
amigos, gente que comparte y le apasiona este mundo tanto como a mí. Por
suerte, la Orden de los Servitas pudo realizar el Quinario en honor al
Santísimo Cristo de la Buena Muerte, pero muchas hermandades isleñas tuvieron
que suspender sus actos y su salida procesional, es por eso por lo que desde
estas líneas, quisiera dar mucho ánimo a todos los cofrades isleños que este
año no van a poder acompañar a sus Santísimos Titulares.

•¿Qué es lo que más recuerdas de estos días que no podemos vivir debido a la emergencia sanitaria?

En realidad, recuerdo y echo de menos todo, como mencioné en la
anterior pregunta, la Orden pudo realizar el Quinario la primera semana de la
Cuaresma. Sin embargo, añoro esos momentos de limpieza de los enseres en la
Casa Hermandad, las últimas reuniones para organizarla salida procesional, el
montaje del paso, los últimos ensayos de las diferentes hermandades que saco,
pasear un fin de semana de la Cuaresma por las calles oliendo a incienso y
azahar, visitar las diferentes hermandades para ver sus montajes de cultos,
besamanos y besapies, escuchar el pregón de tu ciudad… Son tantos momentos,
sentimientos, emociones, rezos, plegarías, que son difíciles de describir, solo
el que siente y comparte estos sentimientos, puede entender esta bendita
locura.

•¿Cómo crees que recordarás esta Semana Santa?

Con mucha tristeza, por no poder hacer estación de penitencia con
las diferentes hermandes a las que pertenezco, bien vistiendo el hábito
nazareno o cargando, ya que es una semana muy esperada por todos los cofrades,
pero este confinamiento es necesario para cortar y evitar el contagio. Debemos
de ser conscientes de que las hermandades y cofradías movemos mareas humanas
que agravaría la situación que estamos viviendo. Fue una decisión muy acertada.

Por otro lado, lo recordaré como un momento duro donde las
diferentes hermandes de la ciudad, con sus bolsas de caridad, aportaron ayudas
a los más necesitados, y eso me llena de orgullo como cofrade, ya que no solo
nos dedicamos a sacar pasos, también aportamos nuestro granito de arena a la
sociedad. 

•¿Cómo piensas que vivirás el Miércoles Santo?

Con mucha pena ya que por segundo año consecutivo Nuestra Señora
María Santísima de los Dolores y el Santísimo Cristo de la Buena Muerte no
podrá realizar su estación de penitencia. Creo que es la primera vez que nos
quedamos en el templo dos años seguidos. Es tanto trabajo realizado durante
todo el año para realizar diferentes proyectos y sacar adelante los estrenos, y
son tantos buenos momentos los que se viven durante toda la jornada del
Miércoles Santo junto a tus hermanos, que dará pena no vivirlo este año. Solo queda
esperar a la Semana Santa 2021 para disfrutar un Miércoles Santo más y que los
isleños puedan disfrutar de nuestros Santísimos Titulares.

•¿Piensas hacer algo especial ese día para recordar que es el día importante de la cofradía en la calle?

Junto con mis hermanos de la Orden, rezaré el Via-Matris, pues la
orden tiene previsto emitirlo en directo a través de nuestras redes sociales, a
las 19.00h., hora a la que daría comienzo nuestra estación de penitencia.
Particularmente, rezaré la corona dolorosa e intentaré hacer voto de silencio
durante las 4 horas que estaría el cortejo en la calle, como se haría si
estuviéramos allí.

•¿Qué perderemos los cofrades al no ver este año la hermandad en la calle?

Este año la Orden iba a realizar muchos estrenos que se tendrá que
ver el próximo Miércoles Santo, como son:

 
Finalización de la talla del frente del canasto, así como el
tallado de la trasera del mimo. Todo realizado por el tallista Manuel Oliva.

 
Confección de ropón de pertiguero y finalización del ropón del
muñidor, realizado por Jesús Savona León.

 
Realización del medallón del muñidor en orfebrería, realizado de
Orfebrería Sanlúcar. El mismo contará con una pintura ejecutada por Jesús
Medina Cózar.

 
Realización de dos nimbos en orfebrería para las imágenes de San
Felipe y Santa Juliana, realizado por Orfebrería Sanlúcar.

•¿Ganamos los cofrades algo con esta situación que estamos viviendo?

Pienso que después de mucho tiempo, el papel de las cofradías está
siendo reconocido por los distintos medios. Hemos sido un sector que, desde el
principio de esta crisis, hemos tenido muy claras las prioridades. Todos
sabíamos que nuestra misión no iba a ser engalanar un paso de misterio, montar
un palio u organizar un cortejo procesional, pero teníamos claro que íbamos a
trabajar en equipo para no perder nuestra función religiosa y social. La ayuda
a la parte más castigada de la sociedad o nuestro empeño en seguir
cubriendo  las necesidades espirituales
de los fieles, es algo que se ha dejado entrever el importante papel que aún
seguimos teniendo como colectividad.

•¿Cómo crees que vivirás la Cuaresma y Semana Santa de 2021 tras lo sucedido este año?

Con muchas
más ganas y fuerzas, y, sobre todo con gran ilusión por poder seguir luchando
para afrontar nuevos proyectos. Vamos a valorar mucho más lo que tenemos,
tantas amistades y la familia principalmente. En el plano meramente cofrade,
vamos a vivir más intensamente cada día, tanto la Cuaresma como la Semana
Santa, ya que en otro momento puede darse una circunstancia similar, Dios no lo
quiera, y no podamos disfrutar de lo que nos gusta y nos apasiona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *