Una circular del Delegado Episcopal de Hermandades limita las nuevas adquisiciones y pide mayores acción caritativa

La circular número 2 del año 2014 del delegado episcopal de Hermandades y Cofradías, el Rvdo. P. Juan Enrique Sánchez, ha venido a resolver un aspecto que hasta el momento tenía ciertas lagunas en la Diócesis o que no se encontraba un punto claro para responder ante la actual situación económica: las nuevas adquisiciones para las hermandades y cofradías.

Para ello el sacerdote comienza su texto con dos frases bíblicas, una del éxodo “He oído el clamor de mi pueblo, he escuchado su aflicción” y un versículo del evangelio de Mateo “Y nuestro Señor y Salvador Jesucristo, nos enseña que todo lo que hagamos a nuestros hermanos, a Él mismo se lo hacemos”. (Mt 25, 40).

Las dos encaminadas a un mismo punto: la situación socioeconómica que se vive en la actualidad y como las hermandades deben adaptar su labor hacia lo que la sociedad les pide. Para ello en un primer momento el Delegado Episcopal reconoce la labor que hacen las hermandades pero argumenta que por ello las hermandades deben ser “restrictivas con las nuevas adquisiciones con el fin que no produzcan dificultades para el abono de los compromisos de pago y que, a la vez, realicemos una mayor acción caritativa que, al propio tiempo eviten algunas críticas hacia nosotros”.

Además añade que “debemos ser rigurosos con las nuevas adquisiciones, actos sociales, etc. … procurando no realizar gastos elevados que puedan ser un agravio para las personas que nos rodean que están atravesando una difícil situación económica”.

Para ello esta Delegación Episcopal restringirá cualquier autorización para operaciones económicas “que superen los importes que en el Estatuto Base se señalan en el artículo 96”. Es decir, 50 veces del salario mínimo interprofesional (645,37 euros en 2014) y 20 veces esta cifra para aceptación de legados, donaciones y herencias.

También aclara que para cuando existan “circunstancias extraordinarias y urgentes” que superen estos límites los trámites se harán mediante una memoria al Director del Secretariado para que “estudie y se adopte la resolución conveniente y en su caso pueda continuarse la tramitación”.

Esta medida, que ya adelantara en exclusiva para ISLAPASIÓN el Delegado Episcopal en la entrevista al comienzo de este mes, viene a dar luz a un tema que se encontraba en ocasiones muy criticado por los mismos cofrades y que con esta circular se matiza basando la argumentación en el Estatuto Base, norma máxima de las hermandades y cofradías. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.