OPINIÓN: En tiempos de Gloria recuerdos de nuestra Semana Santa – ‘Fajín de esparto’

Ya es Mayo, es
el mes de María. Tiempo de glorias que comienza sin embargo, en nuestro
particular calendario cofrade, con la procesión del Patriarca Bendito San José.
Pero con una Semana Santa tan tardía como la del 2014, aún los recuerdos se
mantienen vivos. Y dado que aquí en San Fernando las mesas redondas y debates
–salvo honrosas excepciones como la de La
Venera
-, sólo se realizan en periodo cuaresmal y tras la Semana Santa todo
se esfuma y solo quedan las conversaciones privadas en la barra de un bar,
seguiremos utilizando este medio para seguir valorando esos días de túnicas,
ceras y música con nuestro particular fajín
de esparto
que, cierto es, cada vez cuesta más tenerlo ceñido con las
incesantes subidas de temperaturas que se van alcanzando en esta primavera. En
esta ocasión trataremos los horarios y los itinerarios de nuestras
corporaciones penitenciales.

– Horarios:

Poco a poco
las Hermandades apuestan por estar presentes en la tarde desde primera hora. Y aunque
el público siga acostumbrado a horarios más tardíos, cada vez hay más gente en
las salidas. Sin embargo, es al atardecer cuando la presencia de público se
hace más evidente, haciéndose coincidir con el paso de las cofradías por la
artería principal de la ciudad –C/ Real- y las vías aledañas. Y por tanto, el
verdadero cofrade que es consciente de ello, aprovecha las primeras horas de la
tarde para adelantarse y ver todas las novedades en el cortejo, estrenos o
simples curiosidades o matices, pues aún es fácil moverse por las aceras para
presenciar dichos cortejos.

Con una Semana
Santa a mediados de abril hemos podido disfrutar de muchas horas de sol, brillo
en los pasos dorados y plateados así como en los bordados. También algunos
cirios doblados o incluso a colaboradores de cierta cofradía trayendo nuevos
cirios mediada la estación de penitencia. Es lo que tiene el calor… o el
economizar con cirios delgados. Que de todo hay en la viña del Señor.

Un acierto el
de Tres Caídas. San Fernando ha ganado al tener, con sus particularidades, casi
veinticuatro horas seguidas con una cofradía en la calle. El Jueves Santo, que
recordemos es ya festivo y no laboral salvo para el sector servicios, se puede
comenzar a disfrutar desde el mediodía y tras almorzar ya tenemos en el centro
dos procesiones venidas desde el extrarradio. Curioso que, una vez más, todas
las del Jueves Santo se recojan antes y dejen la madrugada del Viernes Santo
con el Nazareno como única cofradía en la calle. ¿Realmente tenemos en San
Fernando una madrugá o es simplemente
la Noche del Nazareno? ¿Había o hay
necesidad de que otras cofradías estuvieran procesionando en esas horas?

A vueltas con
los horarios, curioso lo de algunos cortejos que escrupulosamente cumplen con
sus horarios de paso en la carrera oficial pero, una vez concluida ésta, ancha es Castilla. O recorten itinerario
para recogerse a tiempo que, si no, la banda pide más dinero… ¿A los hermanos
les da igual esa falta de responsabilidad? O es que ¿les merece la pena estar
más tiempo en la calle …para disfrutar el
momento y resarcirse de lo del año pasado…
? ¿Tiene algo que decir el
Consejo de Hermandades y Cofradías ante el incumplimiento de horarios en las
recogidas?

– Itinerarios:

Valentía, o
mejor dicho falta de ella. Es lo que ocurre con la Semana Santa en San Fernando
en este asunto. Itinerarios que son un mero calco cuando las cofradías salen de
la misma iglesia. O corporaciones que no se atreven a buscar nuevas calles por
aquello de arriesgarse a ver mermado el público en las aceras. Y ya se sabe, si
en un día tres cofradías pasan por el mismo sitio ¿para qué moverme? Busco un
hueco en esa calle, quedo allí con mis familiares o amigos y paso una tarde la
mar de divertida charlando, comiendo, bebiendo y sólo atiendo a la procesión
cuando se acerca el paso. Así calles como Isaac Peral, la Plaza del Rey, Las
Cortes o incluso Las Capuchinas participan en lo que bien podría ser la vía dolorosa del nazareno que está
realizando su estación de penitencia. Ya han sido varias las ocasiones en las
que las plantas de mis pies desnudos han 
sufrido pequeños cortes debido a la rotura de vasos esparcidos en estas
calles. O tener que realizar un caminar más propio de Chiquito de la Calzada para sortear las cáscaras de pipas. Es
cierto que en la salida de la Carrera Oficial y con el andén del tranvía
imposibilitando el paso de cortejos por Saturnino Montojo poco margen queda
para no pasar por Isaac Peral, pero ¿y el resto de calles? Con que alguna de
las corporaciones eligiese un recorrido alternativo –calle arriba o calle
abajo- bien podría comenzar a cambiar esta situación.

Y voy más allá
¿acabará algún día la moda de coger por Las Capuchinas? Con la excusa de la
realización de la estación menor en la capilla en lugar de llevarlo a cabo en
el primer templo arciprestal (eximo de ésto a las que salen de la Iglesia
Mayor) las cofradías tienen asegurados sus shows particulares allí. Público,
calle estrecha y mecíos… momentazos que el semanasantero no se quiere perder y
que hará las delicias de los que visionan videos en el youtube. ¡En fin! Y de Las Capuchinas a la calle Ancha. Teniendo
esa calle, ¿para qué voy a coger otra? Falta de imaginación y riesgo.

Por eso es de
alabar a corporaciones como Soledad o Columna que en los últimos años –Columna
en 2014- hayan dejado atrás su incursión por los barrios del Cristo y La
Pastora al dejar de pasar por la Calle Ancha para hacer más barrio, su barrio
que no es otro que el de la Iglesia Mayor, bien engalanado por ejemplo el
Domingo de Ramos. Acierto también el de Gran Poder a la ida cogiendo por Doctor
Cobos y Manuel Roldán, el del Huerto a su recogida pasando por calles más
estrechas y engalanadas o el de Servitas buscando nuevas calles como la de Mazarredo.
Destaquemos a Rosario, llegando hasta el cementerio aunque haya cambio de sede
canónica. Prácticamente es el mismo itinerario. Extraño –o quizás no tanto- que
Resucitado o Prendimiento no estuviesen a las puertas del templo del Parque con
sus banderas corporativas al paso del Rosario por dicho lugar. Y que el templo
estuviera cerrado a cal y canto otro ejemplo de la soberbia de algunos.

Mención
especial para Estudiantes. Desde 1993 cuando se trasladó la carrera oficial a
la C/ Real, no pasaban por la capilla que les vio nacer. ¡Gran acierto! Méndez
Núñez, Bazán, Plaza del Cristo Viejo… imágenes que retrotraían a una cofradía
con Jesús de los Afligidos con túnica lisa y sin potencias, cargando una cruz
sin cantoneras y reposando su mano sobre su Madre de la Amargura ataviada con
corona y saya blanca sobre el paso de canasto de pecho paloma de los talleres
de Juan Pérez Calvo; cortejo procesional con hábitos de capa en miembros de
junta y portadores de atributos, antifaces cortos, fajines rojos de tela,
campanas para dirigir la procesión, quietos y pasos para atrás en la carga…
para que después digan que no se puede evolucionar tanto en lo estético como en
lo patrimonial. Lo lamentable es que lo que se alaba en esta corporación, se llega
a criticar en otras, pero eso lo dejaremos para otras reflexiones venideras. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.