El Rocío del reencuentro… con la Virgen en su ermita

Hasta las seis de la mañana del Lunes de Pentecostés todo había salido a pedir de boca. Durante tres fines de semana la Virgen del Rocío había vuelto a ser el epicentro devocinal en España acogiendo su procesión por Almonte, el traslado a la Aldea del Rocío y este fin de semana de Romería.

Una Romería que comenzaba con la presentación de las hermandades en las jornadas del viernes y sábado y que continuaba el Domingo de Pentecostés con la Pontifical de las hermandades presidida por el Obispo de Huelva, Monseñor Santiago Gómez Sierra.

Tras una jornada de domingo de descanso pasadas las doce de la noche, ya en la jornada del lunes, comenzaba el rezo del Santo Rosario de las hermadnades que finalizó a las tres y cuarto de la madrugada con el salto de la reja de los almonteños y el inicio de la procesión por la aldea.

Todo seguía a pedir de boca. Con una procesión limpia, sin sobresaltos. Con el salto de la reja a las 3:13 comenzaba la procesión de la Virgen del Rocío por la aldea. Era el momento cumbre de la romería, el que todo el mundo que acude año a año anhela y desea. Como siempre de madrugada y con los almonteños como protagonistas, la Virgen del Rocío iniciaba en su procesión.

Desde primeras horas de la madrugada y a lo largo de toda la mañana de este Lunes de Pentecostés, la Blanca Paloma debía recorre la aldea de El Rocío visitando las casas hermandades que allí se encuentran.

Sin embargo, a las 6:20 de la mañana la rotura del banco delantero del paso de la Virgen del Rocío hacía que la hermandad matriz de Almonte mandase regresar al templo. La Blanca Paloma se encontraba en ese momento a punto de visitar la casa hermandad de Triana.

Los almonteños dirigieron entonces el paso a la ermita donde se recogió al filo de las 6:30. Las hermandades llevaron a partir de este moemnto sus simpecados a la ermita para rezar la salve y las puertas volvieron a abrirse a lo largo de la mañana para que los fieles puedan acceder al templo.

Entre ellos el Simpecado de San Fernando. Su Hermano Mayor citaba a los rocieros a partir de las siete y media de la mañana para emprender el camino desde la casa de hermandad a la ermita a través de la calle Muñoz y Pabón.

Tras algo más de una hora de espera el marrón Simpecado isleño entró en la ermita para el rezo de la Salve y los vivas a la Madre de Dios.

La procesión más corta que se recuerda

La de 2022 ha sido la procesión de más corta duración que se recuerda. La Virgen del Rocío ha estado poco más de tres horas en las calles de la aldea. La rotura de un banco del nuevo paso ha impedido que pudiera continuar la visita a las hermandades, que acuden ahora al santuario a rezarle la salve a la Patrona almonteña.

Este incidente tiene un precedente reciente. Fue el Lunes de Pentecostés de 2011 cuando la procesión también se vio interrumpida. En aquella ocasión la suspensión se debió a la rotura del varal del antiguo paso. El incidente ocurrió poco después de la visita a la casa de las camaristas, sobre las nueve de la mañana.

En esta ocasión, se ha producido mucho antes, poco después de las 6:00. La procesión se había iniciado a las 3:12, momento en que los almonteños saltaron la reja para sacar a su patrona. La tercera vez que lo hacían en dos semanas, después de la procesión de Reina por el pueblo y el traslado a la marisma. A las 6:20 la Virgen ya estaba posada en el presbiterio de su santuario. Con las salves y vítores de las camaristas se ponía el punto final a esta procesión de poco más de tres horas, una duración muy corta que no se recuerda en décadas. 

Incluso la lluvia no ha sido impedimento para que la procesión continuara, como ha ocurrido en años en los que a las andas de la Reina de la Marismas se le ha colocado un impermeable. En todo caso, se ha aligerado el discurrir, pero no se ha suspendido. Las interrupciones han obedecido a roturas del paso. Como ocurrió en 2011 y ahora, en 2022. 

Curiosamente, ambas romerías están marcadas por estrenos. Hace 11 años la Virgen lucía por primera vez el traje y manto de Pentecostés, bordado en los talleres sevillanos de Santa Bárbara. En 2022, el nuevo paso -en el que ha intervenido la empresa Inespasa, los talleres de orfebrería de Ramón León y Villarreal y el bordador Fernando Calderón- recorría por primera vez las calles de la aldea, después de estrenarse en la procesión del 22 de mayo por Almonte, que duró 13 horas. Para la del traslado, del sábado 28 al domingo 29 de mayo, se tardó 25 horas. 

El nuevo paso fue revisado y puesto a punto tras la procesión de Reina por la localidad onubense (la llamada Función). Aquella jornada muchos almonteños habían sufrido cortes en cuello, brazos y cara debido a las terminaciones del paso y a que la parte superior de la peana de la Virgen se había levantado. Un incidente que se solución con cinta adhesiva. Según había trascendido este domingo, a las andas se le habían colocado unos sensores para analizar “el comportamiento” que tenían durante la procesión. 

Un estudio que ha quedado condicionado por dicha rotura y que sólo tiene tres horas, las que ha durado la salida más breve que se recuerda de la Blanca Paloma. Desde que salió hasta que se produjo el incidente, el paso se ha ido muy pocas veces al suelo y se ha logrado mantener la verticalidad en el poco recorrido realizado. El banco que se ha roto es la trabajadera donde los almonteños meten el hombro para llevar a su Patrona. 

DIRECTO | Rosario de las hermandades del Rocío | 2022

DSC00789

Image 1 De 42

DIRECTO | Simpecado del Rocío va a visitar a la Virgen del Rocío | 2022

DSC00935

Image 1 De 57

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.