Cádiz se reencuentra un año más con su Patrona, la Virgen del Rosario



No podía ser de otra manera y, año tras año, se cumple la tradición cuando llega el 7 de octubre, festividad de la Virgen Santísima del Rosario Coronada, alcaldesa perpetua, patrona y protectora de Cádiz, patronazgo que ratifica la Santa Sede en 1867 siendo obispo de Cádiz Fray Félix María de Arriete y Llano. Una conmemoración ésta que ha echado en falta la participación como tal del nuevo regidor de la ciudad, José María González, que, sin explicación alguna a los gaditanos, no acudió a los actos programados para honrar a la que es la patrona de los gaditanos. Pero eso no ha sido óbice para que la jornada, en parte soleada pero con algunas nubes, luzca todo su esplendor. Los gaditanos colapsan las calles del casco antiguo de la ciudad que, desde primeras horas de la mañana, presentan el aspecto de las grandes solemnidades.

Pasadas las 18.30 horas se abrían de par en par las puertas de la iglesia conventual de Santo Domingo para la salida de la procesión de alabanza con la bendita imagen que tallara en 1943 el escultor e imaginero sevillano José Rodríguez Fernández-Andes, inspirada en la antigua desaparecida en los disturbios de 1931 víctima del fuego.

La novedad viene por parte del cortejo procesional, que se abre en esta ocasión con la banda de cornetas y tambores Nuestra Señora del Rosario. Tras la corporación musical acompañan a la bendita imagen las representaciones de las hermandades y cofradías de la ciudad, tanto de penitencia como de gloria, de las que la Virgen del Rosario Coronada es también su excelsa patrona. Miles de gaditanos llenan las aceras de las calles y plazas que conforman el nuevo itinerario procesional que este año transcurre por Compás de Santo Domingo, Plocia, San Juan de Dios, Avenida Ramón de Carranza, Cristóbal Colón, Cobos, Pelota, San Juan de Dios, Sopranis y, de nuevo, Compás de Santo Domingo para recogerse después en su santuario.

También procesionan con la Patrona los representantes del Consejo Local de Cofradías y Hermandades de Cádiz con su presidente Martín José García. Miembros de la Archicofradía del Santísimo Rosario y de otras entidades relacionadas directamente con la Virgen forman igualmente parte de la procesión votiva.

Además, acólitos de la Archicofradía del Rosario escoltan el bello paso sin palio donde se erige majestuosa la venerada imagen patronal que luce el llamado terno del cincuentenario y la corona que le regaló el pueblo de Cádiz para que el arzobispo de Sevilla, cardenal Pablo Segura, la coronara canónicamente el 4 de mayo de 1947 en la Plaza de San Antonio, hasta donde acudieron en sus respectivos pasos numerosas patronas de la provincia gaditana como la de Rota, San Fernando, Conil, Barbate, Vejer, Chiclana, San Roque, Jimena, Puerto Real y Alcalá de los Gazules.

La Virgen lleva el fajín de capitán general, licencia que le fue otorgada en 1571 y porta lógicamente el bastón de alcaldesa perpetua de la ciudad, título que ostenta desde 1967. En su pecho luce las diferentes medallas, entre ellas la de la ciudad, y otros distintivos concedidos. El paso va vistoso y profusamente exornado con los nardos regalados por los escolares gaditanos los días previos y muchas de las entidades participantes en la ofrenda cívica celebrada esta mañana. La Virgen avanza en su recorrido llevada una vez más por la cuadrilla de cargadores que dirige Juan Pidre Alonso y con el acompañamiento musical de la banda portuense del Maestro Dueñas. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.