Un respeto a la Patrona de la Armada Española

El 19 de abril de 1901, la Reina Regente, Doña Maria Cristina de Habsburgo y el Ministro de Marina Cristóbal Colón de la Cerda, Duque de Veragua, refrendaban con sus firmas la Real Orden por la cual se proclamaba, de manera definitiva, a la Santísima Virgen del Carmen Patrona de la Marina de guerra. De eso hace ya 121 años.

Pero no es sobre la advocación en sí, que también, sino que y tal como indica el portal web del Ministerio de Defensa “podemos afirmar que el patronazgo de la Virgen del Carmen sobre la Marina de guerra tiene su origen en la Isla de León, en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando se dio estado casi oficial a esta devoción, que ya era la más popular en la ciudad”.

Pero este patronazgo debe hacerse efectivo, no ser solo un comentario, ni un bastón de mando bajo la Santísima Virgen, ni siquiera los honores que debieran conferirse como Capitán General. Debe ser un hecho real y palpable. Y este 16 de julio ha sido una muestra inequívoca que no es así.

El único atisbo de importancia de la Armada Española por su Patrona, que es la Santísima Virgen del Carmen que se venera en el templo conventual de la misma advocación en San Fernando, fue la presencia del Almirante de la Flota en el Ángelus de felicitación en la medianoche del 16 de julio.

Aunque su presencia también podría analizarse. Un acto, como el referido, requiere una indumentaria más acorde al mismo, y no el uso de la uniformidad de diario tipo C. En años anteriores sus antecesores en el cargo supieron estar a la altura de estas circunstancias con una indumentaria, como decimos, más acorde, tal como se especifica en el protocolo militar que la “modalidad C del uniforme de diario podrá sustituirse por las modalidades A o B en aquelllos actos sociales o protocolarios ajenos a las Fuerzas Armadas que exijan vestimenta formal”. Y este era un acto así, y sino miren las instantáneas de años anteriores.

Pero no queda aquí la cosa. En la procesión de alabanzas con la Santísima Virgen la única representación fue la de un teniente enfermero militar. ¿Se imaginan esto en el acto de la Virgen del Pilar de la Gurdia Civil por ejemplo? Impensable en Zaragoza. Pero aquí tenemos esa ínfima representación que sin duda se hace insuficiente e irrisoria.

Y algún detalle más que se viene repitiendo en años anteriores. La Patrona de la Armada pasa en su procesión por dos veces por la puerta del templo Castrense de la ciudad, San Francisco de Asís. Y nadie la recibe en la puerta. Ninguna representación de la parroquia, repetimos Castrense, ante el paso de la Patrona de la Armada Española. Choca ver que si se hace por ejemplo con el paso de la Hermandad del Rocío antes de su camino hacia Almonte. Pues con la Patrona, repetimos, de la Armada Española, ninguna representación en el recorrido de ida y las puertas cerradas en el recorrido de vuelta.

Una vez puestos los hechos queda conocer las motivaciones para ello. ¿Es culpa de la hermandad que no mantiene de forma constante la vinculación con la Armada? ¿Es de la propia Armada española que no da valor al patronazgo de la Santísima Virgen? ¿Es una decisión política desde el Gobierno de España? Lo que queda claro es que esa vinculación de la Armada con la ciudad pierde enteros y muestra de ello fue, además de la participación en los actos de la Virgen del Carmen la presencia de efectivos en la procesión del Corpus Christi este año.

San Fernando vende ser uno de los destacamentos militares con mayor relevancia en España. ¿Es solo papel, una frase, una idea? Los hehcos apuntan a que falta mucho por recorrer.

2 comentarios en «Un respeto a la Patrona de la Armada Española»

  • el 18 julio 2022 a las 4:53 pm
    Enlace permanente

    Absolutamente de acuerdo Una Pena el trato de la Armada con la patrona y La iglesia Castrense igual

    Respuesta
  • el 19 julio 2022 a las 7:07 pm
    Enlace permanente

    No soy cañailla, pero como si lo fuera. Me uno al comentario, que con toda razón, expresa el señor en su comentario. Es muy triste que en esta ciudad tan vinculada a la Marina, no llevara la Patrona una digna representación. Para que no sea todo negativo, alabo a las dos damas vestidas con traje de faralá, elegancia apropiada para el acto. Me hubiese gustado ver así también, a la siempre elegante, señora Alcaldesa.
    ,

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.