Ocho médicos estudiarán si es viable el uso de pasos con costaleros antes de la Semana Santa de 2022

El Salón de Actos del Círculo Mercantil acogió la presentación del Estudio Trabajadera. Una investigación que involucra a ocho médicos con estrecha vinculación cofradiera. El título técnico del análisis es Estado de salud de los costaleros de Sevilla antes, durante y después de la pandemia Covid-19: Estudio de cohorte ambispectivo. Y su intención es poder responder a una pregunta que muchos se hacen a menos de un año para su celebración: ¿Es viable el uso de pasos con costaleros antes de la Semana Santa de 2022?

Para ello, estudiarán una cohorte de casi un millar de costaleros desde el pasado 1 de enero de 2020 hasta el próximo 31 de diciembre de 2022. Tiempo en el que recabarán la máxima información para dirimir los riesgos de hacer procesionar pasos con costaleros debajo. Todos los intervinientes en el acto, entre los que hubo varios galenos y algunos capataces, coincidieron en que debajo del paso es donde se dan las peores condiciones con respecto a la pandemia: nula distancia de seguridad o poca ventilación. Algo que hará que el estudio anidado que también se llevará a cabo realice pruebas con y sin faldones, con el fin de establecer diferencias entre ambos casos.

El médico y capataz Antonio Santiago es uno de los ochos facultativos protagonistas y serán sus cuadrillas de costaleros las participantes en el proceso científico. Le acompañan en el análisis Manuel Bayón, Pablo Bueno, José Manuel López, Luis Gabriel Luque, Ismael Muñoz, Ángel Vilches y José María Villadiego. Un octeto de profesionales sanitarios de variada especialización que pondrán atención en un objetivo principal, analizar los cambios producidos en la salud de los costaleros, y en varios específicos: establecer la incidencia de la infección, describir la seroprevalencia, evaluar el riesgo y conocer el impacto en la salud, conocer la seguridad de la vacuna, comparar el riesgo de un paso sin faldones o con faldones y valorar la utilidad de las pruebas preensayo (test, toma de temperaturas, etc).

Los participantes en el estudio deberán ser mayores de 18 años e inmunes al coronavirus, ya sea por haber pasado la enfermedad y desarrollado anticuerpos o por haber sido vacunado. Por ello, se les realizarán las pruebas pertinentes al comienzo del estudio, que comenzará cuando la ley lo permita. Además, se harán numerosos test de antígenos para calibrar la afección del virus antes y después de pasar por las trabajaderas. Esta forma de proceder hizo que se animara el turno de preguntas tras la presentación del estudio. Los asistentes al acto se cuestionaron cómo será la próxima Semana Santa, haciendo hincapié en elementos clave como la inmunización de los costaleros o en otros más accesorios como la figura del aguador.

Santiago comentó que “el que no quiera vacunarse, está abocado a quedarse fuera de los pasos”. Algo a lo que Bueno añadió que “si debajo de un paso no hay riesgo, no debe haberlo fuera”, haciendo alusión a las “nefastas condiciones” que existen bajo la parihuela, como indicó Bayón. El estudio, que ya ha sido aprobado por el Comité de Bioética de la Investigación (CEIC) de los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena, quiere “dar una respuesta científica” a las preguntas que se hacen los cofrades en relación a la próxima primavera. Y, aunque los datos concluyentes no se conozcan hasta 2023, creen que “en otoño habrá datos parciales” que pueden resultar relevantes para la próxima Semana Santa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *