Los feligreses de la Ardila volvieron a participar ayer de la misa en su parroquia

La Parroquia de San Servando y San Germán volvió ayer a abrir sus puertas a los feligreses tras dos meses cerradas a causa de la crisis sanitaria del coronavirus. Pero nada era tal como hace dos meses. Ahora carteles indican de forma exhaustiva todas las medidas de seguridad e higiene que se deben seguir para participar en la misa.

Carteles que indican los lugares que se pueden ocupar, que invitan al lavado de manos con hidrogel o el uso de mascarillas. Una preparación minuciosa para que participar de las celebraciones no sea un problema de salud para nadie. 

Esta parroquia -así como la Hermandad de Humildad y Paciencia- fueron de los primeros en alertar sobre la importancia de lo que se nos avecinaba a principios del mes de marzo y clausuraron actos y decretaron el cierre del templo aún cuando desde el Obispado de Cádiz y Ceuta se animaba a lo contrario.

Ya todo vuelve a una aparente normalidad y ayer menos de una decena de feligreses ya participaban de la eucaristía de las ocho de la tarde que fue oficiada por el párroco, el Rvdo. P. Eugenio Díaz Melero.

Las misas en esta parroquia se celebrarán de martes a sábado y vísperas de festivo a las 20.00 horas y domingos y festivos a las 11.00 horas. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *