Las hermandades, desamparadas

Está claro que la sociedad cada vez mira menos a lo religioso. A todo aquello que tenga que ver con la Iglesia. Quizás por tener una Iglesia -especialmente los sacerdotes- que cada vez ha ido mirando menos a la sociedad. Bueno a toda no, los más desfavorecidos siempre han tenido un papel fundamental en las acciones, gran parte de ellas gracias a los laicos. Y ahora, pues, recogemos lo sembrado.

Pero realmente no son los sacerdotes los damnificados. Es al revés de lo que pudiera pensarse, los laicos, y especialmente las hermandades, las que vuelven a ponerse en el punto de mira. Esas, las que encargan cosas de oro. Las túnicas bordadas. Los pasos. La orfebrería. Todo eso. Lo que está tan mal visto y que a tantas bocas da de comer y quita de las filas del hambre. A las mismas filas que acompaña y ayuda, a las que reduce gracias a las Bolsas de Caridad, que no es la razón fundamental de la existencia de las mismas, sino el culto.

Pero no solo la sociedad se está alejando de las hermandades. También la propia Iglesia, y en especial su jerarquía eclesiástica. ¿Recuerdan la Semana Santa del año 2020? Bueno la no Semana Santa. A escasas semanas vivimos el decreto de un estado de alarma y a todo esto se mira que pasará más allá de dos semanas después, la Semana Santa. Un Obispado detrás de otro comienza a suspender las salidas procesionales, como era lógico, salvo el irreductible Obispado de Cádiz que como la aldea gala de Astérix, vive en un sentido totalmente distinto al resto.

Y es que aquí, en la tierra que ha sabido de fenicios y romanos, ha debido ir cogiendo casi lo peor de cada casa, para llegar a donde hemos llegado. Y especialmente en nuestra jerarquía eclesiástica que parece vivir de espaldas a todo, especialmente a nuestras hermandades.

En la (no) Semana Santa de 2020 los Consejos locales tuvieron que, a su suerte, decidir que hacían con la celebración de las salidas procesionales. ¿Qué iban a decidir? Pues lo único que se podía hacer, suspender. Pero claro, aquí salimos bajo decreto para obligar a cosas negativas, cuando toca salir a dar la cara, ni uno. O cuando toca sacar la cara por el Obispo, entonces sí se le pide a las hermandades, como en el enfrentamiento con Rafael Vez. Entonces sí.

Y pasó el 2020 y llegó el 2021. Parecía que se había aprendido la lección y el 8 de enero se saca un decreto que prohíbe el culto externo. La situación entonces era bastante compleja y para adelantarse un poco al G-9 de los Consejos y su reunión se sacó el texto por el que por una vez se posicionaban. ¿Y desde entonces hasta ahora? Pues nada, nada de nada. Bueno sí, desde el Secretariado Diocesano se les ha pedido a las hermandades que abonen tasas. Tasas por cabildos. Tasas por mover tal papel. Tasas por cualquier cosa. A las tasas no les ha llegado el Covid. Y los cabildos se pueden celebrar que hacía falta hacer caja.

¿Y del culto externo? De eso nada de nada. Aquí nadie se mueve. El Obispo deja todo en manos del Secretariado, y el Secretariado está de vacaciones. Un ente que no da la cara por las hermandades y cofradías sino que se limita a que se cumpla una norma que según convenga se cambia o no, se lee de izquierda a derecha o de derecha a izquierda. Con un sentido del ámbito jurídico y de la parcialidad que deja muchísimo que desear.

Jerez abrió el camino y hoy le ha seguido Jaén y en parte Málaga también. Aunque con alguna coletilla que parece dictarnos sentencia a los cofrades en el que se pasa de largo por las cuadrillas y las bandas, que parece molestan.

Y entre tanto las hermandades, desamparadas. Dejadas a su suerte. Con nóminas en las que entran pocas altas y se van muchos hermanos. Que se les corta las vías de financiación pero se les piden que al final de año entreguen su parte al Secretariado. Que igual cuando se les pregunte, cuando esto vuelva a moverse, alguna puede que haya cerrado para siempre.

Pero aquí, mientras que a alguno no le falte su sueldo, no pasará nada. Lo malo es cuando falte y miren a las hermandades, igual ya no están.

Un comentario en «Las hermandades, desamparadas»

  • el 3 septiembre 2021 a las 12:52 pm
    Enlace permanente

    No estoy del todo de acuerdo,la hermandades y cofradias ,tanto penitenciales,como sacramentales,como de gloria ,a parte de dar culto A Dios y a la virgen y propagar la devoción y el Culto A María y a Su Hijo .tienen una vertiente social ,(preferencias por los hermanos y los más defavorecidod)
    Es así el porque las hermandes y cofradias y esclavitudes, tienen una misión en la iglesia,pero no solo en Semana Santa ,sino todo el AÑO ,no consivo hermandes de asistencia solo en Semana Santa o el día del Patron o titular de su parroquia o hermandad ,debemos pensar que antes de hermandades ,SOMOS CRISTIANOS ,buenos o malos ,pero cristianos y en el catecismo nos dice que CRISTIANO ES SER DISCIPULO DE CRISTO.y luego todos los actos de piedad son complementos puntuales que nos sirven para vivir nuestra fé en la comunidad cristiana y compartir la palabra y alimentarnos de ella y del pan de la Eucaristia ese es el verdadero cristiano seguidor de Cristo lo demás “Paja” .Por eso debemos ahora preocuparnos de la situación de la pandemia como BIRN COMUN Y SOCIAL y en vez de preocuparnos de procesiones ,o manifestaciones públicas de fieles ahora nuestra manifestación está dentro del templo pidiendo por el fin de esta pandemia ,que se vea también la labor social de la iglesia donde se ayuda a los más defarecidos lo que las hermandades gastan en los cultos de la Semana Santa se reunirían para los más pobres ,aquellos que siendo miembros de unas hermandades se ven envueltos ahora en una situación precaria ,porque la caridad empieza por unos mismo,y nuestras procesiones deben ser el acoger a los más pobres ,a lo mejor a los de nuestra propia familia,el dinero de las flores de los adornos se debe recortar y poder pagarle algunos gastos a personas o cofrades o familias que no llegan a fin de mes o tambien acompañar al hermano que se ha quedado solo sin familia por culpa de esta pandemia que sin consultarnos se ha llevado de nuestro lado a amigos familiares y a conocidos ,
    Aparte de ayudar a los que aquí nos quedamos en orientarnos en acompañarlos debemos hacer una jornada de oración ante el Sagrario el Jueves Santo día de la institución de la Eucaristia y pedir al Sanador de todos nuestros males por que nos de luz,paciencia y sociego para saber llevar el mensaje de las bienaventuranzas a todos nuestros hermanos y fieles
    Esa es la Semana santa 2021

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *