La procesión de Santa Elena regresó reluciente tras dos años de ausencia

El tercer sábado de mayo está marcado desde hace más de una década por una procesión que recorre las calles del centro de San Fernando. Es la de la Hermandad de Santa Elena, la que rinde culto a la Santa emperatriz y que el pasado sábado volvió a reencontrarse con los fieles en su salida procesional tras dos años de ausencia debido a la pandemia del coronavirus.

Minutos antes de las seis de la tarde en el interior de la Parroquia de San Francisco se organizaba el cortejo que antecedía al paso de Santa Elena con representaciones de distintas hermandades así como hermanos con cirios.

Como es costumbre mientras el paso recorría el interior del templo sonaba ‘Pescador de hombres’ por parte de la Banda de Música del Nazareno que un año más acompañó con sus sones, a un muy buen nivel, el paso de la Santa Emperatriz. Tras el himno sonó ‘Santa Elena’ marcha estrenada en este año compuesta por Félix de Carboneras y que gustó mucho.

El paso portado por una cuadrilla de hermanos cargadores y capitaneados por Javier Padillo y Rafael Castañeda como capataces fue recorriendo el tradicional itinerario que realiza cada año en las primeras calles en las que se dispararon las temperaturas con respecto a otros años a causa del cese del viento de levante que venía marcando las anteriores jornadas. Unas temperaturas que no hicieron mella en una cuadrilla que supo mantenerse inalterable de principio a fin de la jornada.

El recorrido si tuvo que variarse al llegar a la calle Cecilio Pujazón debido a las obras en Sánchez Cerquero. Por ello el cortejo discurrió por la continuación de Cecilio Pujazón hacia Losada para allí proesguir por General Valdés y llegar hasta la calle Dolores por Real. Mucho público en las calles especialmente en la plaza y calle San José a la que se llegaba para realizar una ofrenda a la Hermandad de los Desamparados que hizo lo propio además gracias a sus jóvenes.

El paso estrenaba hasta tres nuevas partes doradas en lo que viene a refrendar el gran trabajo realizado durante la pandemia por esta hermandad. El frontal completamente dorado daba una visión nueva y reluciente de este paso que ha ganado con el cambio en la talla, el proceso de dorado y la incorporación de imaginería.

El único inconveniente en la procesión llegaba al recorrer la calle San José ya que uno de los brazos de luces -el trasero izquierdo- tuvo que ser retirado ya que el perno que lo sostiene a la mesa del paso se había roto. Aunque se podía seguir gracias a otras sujecciones que se tenían se decidió retirar para evitar un posible daño mayor en lo que restaba de recorrido.

Una parte final -la de regreso a San Francisco- que se hizo en algo menos tiempo de lo previsto para ganarle tiempo al reloj en lo perdido en la maniobra de quitar el candelabro del paso. Aún así se disfrutó, y mucho, a su paso un año más por la Alameda Moreno de Guerra hasta su recogida, pasadas las once de la noche.

ISLAPASIÓN | Especial Santa Elena | 21 de mayo de 2022

DSC03812

Image 1 De 77

DSC04135

Image 1 De 71

DSC04398

Image 1 De 72

DSC04603

Image 1 De 99

DSC04973

Image 1 De 84

DSC05371

Image 1 De 51

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.