Feria sin hermandades

Este 2021 al igual que en el 2020 no habrá Feria del Carmen y de la Sal al uso. Algo conocido por todos. Hoy hubiera sido la primera noche en el recinto ferial. Día de alumbrado, de casetas y cacharritos. De estreno de una nueva edición. De una feria que es más bien verbena en sus últimas ediciones y que subsiste por las muchas ganas ante los muchos obstáculos de una serie de entidades que cada año se arrojan a montar su caseta en la Magdalena.

Entre estas entidades un altísimo porcentaje es gracias a las hermandades y cofradías. Que bien aunque cada año son menos -al igual que pasa con el número de casetas en general- si siguen siendo el principal bastión de la feria tradicional, el de la caseta para cenar y tomar algo entre familiares y amigos. Eso sí pagando un elevado precio de tasas municipales que hacen que abrir en la primera noche de feria pueda conllevar tranquilamente 7.000 euros de pérdidas, para comenzar.

Pues llega la Feria del 2021 y desde el Ayuntamiento de San Fernando -encabezado por su alcaldesa Patricia Cavada- organizan una feria que quieren extender a toda la Ciudad. Con una portada ferial y de la mano de comerciantes, hosteleros y la Federación de Peñas y Entidades, que como anunciaba el propio ayuntamiento “son todas las entidades y empresas que colaboran con esta celebración y que ponen en marcha sus propias acciones para dinamizarla”.

Pero ¿Y las cofradías? ¿Dónde queda la mano tendida por parte del Ayuntamiento de San Fernando a los que año tras año levantan la Feria del Carmen? A sabiendas de las penurias económicas que están pasando, que una acción de cualquier tipo puede venirles bien de cara a mejorar las maltrechas economías que ha dejado el coronavirus… nada. Absolutamente nada. Ni un ofrecimiento oficial ni oficioso. Las hermandades apartadas. Las que dan realce a la feria y que año tras año consiguen los premios en exorno de casetas. Lo que viene siendo la Feria.

Pues no solo no cuentan con las hermandades para nada sino que nos presentan una feria “abierta a la Ciudad’. Y abierta ya que con una idea magnífica se expone que “un camión recorrerá las barriadas para llevar la música en pequeños formatos a todas las zonas de San Fernando. Serán como casetas móviles que llevarán la Feria a los núcleos de hostelería de los distintos puntos de la ciudad más alejados del centro”.

Y la caseta móvil es lo que aparece en la foto. Sin más. Una cuba. No la de mayúscula sino la de escombros. Esa es la propuesta de la Feria del Carmen y de la Sal de 2021 en nuestra Ciudad.

Las hermandades, en el peor de sus momentos -no el actual- hubieran arreglado cualquier tablao, cualquier escenario, cualquier lugar para poder realizar esto en unas condiciones cuanto menos dignas. La foto lo resume todo. Esta es la Feria sin hermandades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *