Consejo de Hermandades y Cofradías

Decreto para las Coronaciones Canónicas: Imagen de al menos 100 años de devoción, importancia artística y una corona “sin derroche de piedras preciosas”

Con fecha de 22 de junio el Obispo de Cádiz y Ceuta, Monseñor Rafael Zornoza Boy, ha emitido un decreto a raíz de la última carta pastoral de los Obispos del Sur en relación con las Coronaciones Canónicas.

Sobre las mismas se piden que sean 5 los requisitos para su aprobación. El primero de ellos es que la antiguedad de la veneración de la imagen sea de al menos cien años. Igualmente se pide que exista una relación acreditada de la devoción que los fieles le profesan, su intensidad, extensión y manifestaciones.

Además, como tercer requisito se pide la importancia artística de la imagen, así como una unanimidad en la localidad o, al menos, amplio consenso sobre dicha devoción. Por ello, y como último requisito se pide una extensión notable del culto y apostolado mariano que se realiza, comprobado por medio de las adhesiones de hermandades, instituciones, hermanos, fieles, devotos, asociaciones y movimientos apostólicos.

Estos son los requisitos necearios para la concesión, a los que se añade, al igual que para la realización de salidas extraordinarias con motivo del 25 aniversario fundacional o de una Coronación Canónica, estos son un proyecto misionero y catequético, así como un proyecto benéfico social que deberá estar acorde al gasto general de la coronación. Este proyecto social deberá estar vinculado a la diócesis y deberá estar funcionando con anterioridad al acto de coronación.

Quizás el punto más llamativo viene sobre la corona o diadema que se imponga a la imagen. La misma ha de estar confeccionada en materia apta para manifestar la singular dignidad de la Virgen pero se ha de evitar, según indica el decreto, la exagerada magnificencia y fastuosidad, así como el deslumbramiento y derroche de piedras preciosas que desdigan de la sobriedad del culto cristiano o puedan suscitar escándalo en los fieles.