CYRTA pone en valor el manto de la Esperanza, piedra angular de una particular forma de bordar en San Fernando

Hace exactamente un año el manto de salida de la Virgen de la Esperanza llegaba a Sevilla para ser restaurado por CYRTA, la empresa de restauración textil que viene marcando la pauta en el panorama cofrade andaluz.

La pasada semana se exponía el manto como resultado de la restauración en el Centro de Congresos quedando a la vista de todos la encomiable labor realizada por el equipo que capitanean Pablo Pérez y Pablo Portillo que ha dejado a la vista un manto que es una joya del bordado y como se ha descrito hoy en la conferencia sobre el proceso, la piedra angular de una particular forma de bordar en San Fernando.

Una conferencia que se ha desarrollado en el mismo Centro de Congresos y al que han acudido muchos hermanos y cofrades interesados en conocer al detalle este proceso de restauración algo que han explicado de manera didáctica, cercana pero a la vez totalmente científica los exponentes de CYRTA.

Un manto con historia

Pablo Pérez Díaz ha expuesto en la primera parte de la conferencia los orígenes de esta pieza bordada entroncadas con la propia historia de la Hermandad de la Expiración. El primitivo terno que vestía la Virgen de la Esperanza cuando procesionaba en el Calvario fue diseñado por Florencio Luna y bordado, entre 1877 y 1881, por María Ortega, Matilde Cellier Ortega, su hija, y Rafaela Ibáñez.

Este conjunto estaba compuesto por vestido en terciopelo burdeos y manto en terciopelo azul marino, ambos bordados ‘en oro’, a realce. Ya entre los años 1956 y 1959, las Carmelitas de la Caridad de Jerez de la Frontera pasaron los antiguos bordados al actual manto completando la decoración con
los bordados de dos trajes de torear donados por Rafael Ortega Domínguez y Ramón Cervera Pery.

La ornamentación está realizada mediante la técnica del bordado en hilos tendidos a realce donde se combinan hilos metálicos dorados y plateados. La totalidad del manto está decorado en su perímetro con un encaje mecánico de tipo francés realizado en hilos metálicos dorados. El soporte que sirve de base al actual manto es un terciopelo de algodón en color verde.

Necesidad de ser intervenido

El propio Pablo Pérez ha explicado que la pieza presentaba un estado de conservación muy deficiente, tanto en el soporte textil como en aquellos elementos bordados más antiguos. En el terciopelo se observaban numerosas deformaciones, restos de cera, manchas y decoloraciones provocadas por ataques de hongos.

Por su parte, la ornamentación bordada mostraba un oscurecimiento muy generalizado en sus hilos constitutivos así como acusados desgastes, desgarros y pérdidas de hilos, lentejuelas y canutillos que dejaban a la vista los fieltros que conforman los rellenos internos.

Los criterios que han regido esta intervención son aquellos que, de forma internacional, se establecen para conservar y restaurar el Patrimonio Cultural. Estos han sido el criterio de conservación, respeto por el original, mínima intervención, reversibilidad de los tratamientos realizados así como estabilidad de los materiales empleados.

Proceso de intervención sobre el manto

La segunda parte de la conferencia estuvo a cargo de Pablo Portillo que analizó el proceso de intervención que se ha realizado en el manto. Para este proceso se realizó un exhaustivo estudio centrado en la caracterización de los materiales y técnicas empleadas así como se tomaron muestras de fibras de terciopelo así como de hilos metálicos para analizarlos y determinar la composición de los mismos.

Dentro de los tratamientos de restauración como tal, se dio inicio con el aspirado y microaspirado con el fin de eliminar los restos de polvo y demás depósitos de suciedad. Mediante procesos físico-mecánicos se retiraron los residuos de cera y, seguidamente, se ejecutó una limpieza físico-química sobre la totalidad de los elementos bordados.

Todos los hilos metálicos y demás elementos decorativos que corrían riesgo de desprenderse fueron consolidados y posteriormente encapsulados, esto es, protegidos mediante la colocación de un tejido reticular muy fino sobre sus superficies con el fin de preservarlos del roce al que están expuestos.

También se repusieron los elementos perdidos por otros de naturaleza y apariencia lo más similar posible a los originales. Finalmente el perímetro de la pieza se decoró con un encaje mecánico de tipo francés, realizado en hilos metálicos, y de características muy similares al que poseía la pieza en los
años cincuenta del pasado s. XX, actualmente perdido.

Piedra angular de una particular forma de bordar en San Fernando

Al no encontrarse indicios de piezas anteriores a esta con este estilo tan particular -y elaborado- de bordado se puede considerar que es la piedra angular que luego vertebraría nuevas piezas con la misma técnica en San Fernando por lo que también adquiere, la pieza, un valor singular además del meramente técnico que se puede admirar en las piezas del mismo, especialmente en las rosas en relieve de la cola del manto, uno de los aspectos más llamativos.

Conferencia restauración manto Virgen de la Esperanza | Hermandad Expiración | CYRTA | 4K | 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *