Extraordinaria como broche de oro al 75 aniversario de la reorganización de Humildad y Paciencia de Chiclana

El último y más ansiado de los ‘Encuentros del Señor’ ha sido el broche de oro a un aniversario vivido intensamente en la Hermandad de Humildad y Paciencia de Chiclana. Durante los últimos meses se ha venido celebrando el 75 aniversario de la reorganización de la hermandad, y uno de los momentos más esperados eran estos ‘Encuentros con el Señor’ que ha llevado a su Titular cristífero en unas misiones por algunos puntos de la Ciudad.

Unos encuentros que finalizaban hoy con el regreso a San Telmo en procesión extraordinaria desde San Juan Bautista. En una procesión esperada y que no ha dejado indiferente a ninguno de los chiclaneros -y foráneos- que se han querido acercar para vivirla de cerca.

Minutos después de las once de la mañana el cortejo formado por representaciones de distintas hermandades chiclaneras y un nutrido grupo de hermanos se ponía en camino tras la celebración eucarística de las diez de la mañana con la que finalizaban los cultos en San Juan Bautista que se han prolongado en esta última semana.

A los sones de las cornetas y tambores de la Coronación de Campillos el Cristo de la Piedra -como se le conoce entre los chiclaneros- salía al último y definitivo encuentro. Tras una maniobra complicada en la salida comandada por Israel Jiménez como capataz la cuadrilla de costaleros enfilaba por Plaza Mayor para llegar hasta el Santo Cristo donde una de las grandes devociones chiclaneras, el Cristo de la Vera-Cruz, esperaba en el dintel para un saludo de siglos de historia.

Desde el Santo Cristo por Bailén, Nuestra Señora de los Santos, Obispo Rancés, Botica y Churruca el cortejo llegaría hasta la Plaza de Jesús Nazareno en la que el saludo a la corporación nazarena marcaba otro de los hitos en el ya mediodía del domingo 16 de octubre.

El paso continuó ya buscando San Telmo por Constitución, Joaquín Santos, La Plaza y Nuestra Señora de los Remedios recogiéndose pasadas las tres de la tarde.

Durante la procesión en algunos momentos cayeron algunas gotas que no hicieron variar ni el itinerario ni tan siquiera el andar del paso del Señor de la Humildad y Paciencia que recorrió de manera magistal el recorrido marcado.

El acompañamiento musical, que repetirá el próximo Lunes Santo, marcó un gran nivel en un estilo clásico con marchas de bandas prestigiosas como Tres Caídas de Triana, Rosario de Cádiz o la banda del Sol de Sevilla.

Un broche de oro con el que se marca también un punto de inflexión en la particular historia de esta hermandad que conmemoró que hace 75 años se volvió a dar vida a una de las devociones chiclaneras por antonomasia. La última piedra de un aniversario para conocer y valorar aún más una cofradía señera de Chiclana.

DSC08139

Image 1 De 100

DSC08378

Image 1 De 99

IMG_5361

Image 1 De 54

MG_7022

Image 1 De 30

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *