El traslado de Vera-Cruz al altar de Besapié último acto antes del Domingo de Pasión



Como cada año. El último acto antes de llegar al Domingo de Pasión, el Domingo del Pregón. En un lugar reducido que este año no se llenó debido a la lluvia torrencial que caía sobre San Fernando durante toda la tarde y que restó mucho público.

Pero quizás así volvía a tener ese regusto al acto que hace ya algunos años se hacía a puerta cerrada. No es otro que el traslado del Cristo de la Vera-Cruz al altar de Besapié.

Un acto medido, cuidado y que tiene como único protagonista al Cristo que le da nombre al barrio, la capilla, la plaza y es el centro de la devoción de los cruceros. Junto al Santísimo Cristo los pregoneros -de la Semana Santa de 2018 y el último de la Exaltación de la Cruz- que son los encargados de portar al Señor.

Castiñeiras y Nieto vivieron uno de  esos momentos íntimos y emotivos que guardan las cofradías de La Isla. Ser cargadores, los únicos cargadores, de la verdadera fe de un pueblo. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *