El Arzobispado Castrense llama a la prevención y suprimirá eucaristías si fuera necesario

El Arzobispado Castrense ha emitido un decreto con motivo de la expansión de la pandemia del coronavirus por el que para prevenir contagios solicita que se limiten al máximo la actividad grupal en todos
los ámbitos de la Iglesia diocesana siguiendo las recomendaciones e
indicaciones propias de los Ministerios de Sanidad, y Defensa, siendo necesario
para ello suprimir la celebración abierta de la Eucaristía en todas las parroquias
y templos de nuestra jurisdicción. 

Igualmente que los sacerdotes continúen celebrando diariamente la Eucaristía en sus lugares
de destino, salvo otras necesidades y circunstancias, haciéndoselo saber así a la
autoridad militar y al pueblo de Dios de forma que sean conscientes de que se
sigue ofreciendo el Sufragio por el eterno descanso de los fallecidos por esta pandemia y de los que entregaron su vida por España, la recuperación de los
enfermos y todas las necesidades de nuestros fieles.

Así como que se eleven preces especificas en favor del personal sanitario civil y militar en
el rezo de la Liturgia de las Horas y en todas las Eucaristías. 

Para todo ello y siendo así necesario en bien de las almas, en virtud de las facultades
habidas, los fieles de esta nuestra jurisdicción están dispensados del Precepto
Dominical.
Se podrá seguir la Santa Misa por radio o televisión, así como por internet. 

El
Arzobispado Castrense estará retransmitiendo por su canal de YouTube
(https://www.youtube.com/c/ArzobispadoCastrensedeEspaña) la celebración de la
Eucaristía diariamente, a las horas determinadas que se dispondrán junto al enlace para
acceder a ella en la página web del Arzobispado (www.arzobispadocastrense.com). 

Recuerda, el Arzobispo Castrense, a todos los fieles de esta jurisdicción castrense, que la
comunión espiritual siendo práctica tradicional de la Iglesia, se convierte en estos
momentos en mecanismo excepcional de santificación para cada uno de nosotros que
con paciencia debemos practicar no con resignación si no con amor a Nuestro Señor y a
nuestros conciudadanos cuyo bien sólo pretendemos con estas medidas. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *