Ecce-Homo y Salud abren un año más la Semana Santa en el barrio de la Pastora



El barrio más cofrade de San Fernando abre sus puertas a una nueva Semana Santa. Los verdes portones pastoreños se abrieron a las siete en punto para que toda la luz de la tarde pespunteara los hábitos blancos de capa roja que anteceden al paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Ecce-Homo. 

La agrupación musical San Juan de Jerez, como ya es costumbre, interpreta la primera de las marchas cuando el misterio, en el interior, comienza la maniobra para encarar la salida. Recuerdo a Antonio Zaldívar Cruceira, hermano de la corporación fallecido el pasado año.

El público espera ansioso el momento de la salida del misterio. Muchas personas en la plaza de la Pastora con ganas inmensas de cofradía. El paso sale portentoso, todo el sol de la tarde se refleja en la canastilla dorada, y la cuadrilla interpreta en movimiento esas ganas de cofradías.

El cortejo discurre a un ritmo certero por las primeras calles del recorrido que van tiñéndose de rojiblanco para, tras el misterio, dejar paso a las filas de hábito blanco y escapulario azul que anteceden al paso de palio de la Virgen de la Salud.

Muy suave, lento, la cuadrilla de cargadores de la JCC acuna el palio de la Salud que a los sones de la Banda de Música del Maestro Dueñas hacen una conjunción perfecta. Quizás la mejor de las bandas de música que nos visitarán durante la Semana Santa interpreta un repertorio muy acorde, con marchas de cornetería y marchas clásicas.

La Cruz de Guía llegó a las inmediaciones de la Carrera Oficial con casi 15 minutos de adelanto, señal que la cofradía anda con un ritmo bueno, incluso podría ser mejor. Los cofrades del Ecce-Homo esperaron mientras el misterio de Afligidos entraba en Carrera Oficial y el suyo -su paso de misterio- subía Real entre marchas. 

El recorrido de vuelta a la Pastora comienza con una esquina de la Plaza del Rey en la que es imposible para los hermanos. El paso controlado no estaba controlado y fue el mismo desbarajuste de siempre, pero encima con vallas. Todo un despropósito al que se suma bandejas con cervezas que cruzan el cortejo. 

El siguiente punto importante era el paso por Constructora Naval. Una vez el misterio de Afligidos había salido del enclave con San Gaspar el cortejo del Ecce-Homo aceleró el ritmo para dejar la zona libre a Medinaceli que venía de regreso subiendo Murillo. Una vez pasado esto ya el cortejo en Ancha comienza a gustarse. Menos público que en otros años, pero las ganas son las mismas. 

Las marchas se suceden, en el misterio y palio, y la cofradía busca el barrio en sus últimas calles. Antes de recogerse un punto importante y en el que si cada año más público busca estar presente, el paso por la calle Alfonso Berraquero en la que la cofradía tiene su casa de hermandad. 

La recogida se adelantó unos minutos ya que el cortejo iba a buen ritmo en la última parte del recorrido. El paso del Señor del Ecce-Homo entraba, posándose sobre el mármol pastoreño, tras una noche espléndida. El palio de la Virgen de la Salud debido a unas bajas durante el recorrido llegó algo tocado, especialmente de la banda izquierda, que propició que la entrada en el templo fuera algo más rápida de lo habitual. 

Así finalizaba una salida procesional con la que se abrió de nuevo la Semana Santa particular del barrio más cofrade de La Isla; la Semana Santa pastoreña junto a Jesús del Ecce-Homo y María Santísima de la Salud. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *