Antonio Ramón Espiau: Recordaré esta Semana Santa con tristeza pero también con esperanza

La tarde del Viernes Santo debería comenzar desde la capilla de San José con la Hermandad de los Desamparados, para conocer como vivirán este año esta atípica jornada nos acercamos a uno de sus hermanos, Antonio Ramón Espiau.

•¿Cómo estás llevando estos días de cuaresma?

La verdad es que esta siendo
una Cuaresma muy extraña y en mi caso, diría que ha tenido 3 etapas. Una primera en la que
llega el Miércoles de Ceniza y acudes a 
la celebración de la
Eucaristía, con la  ilusión
renovada,  de vivir de nuevo, ese tiempo
de espera, de preparación, de meditación 
que es la cuaresma y donde vas descontando los días del calendario con
impaciencia.

Lamentablemente, a medida que
el  Covid19 empezaba ha extenderse, la ilusión empieza a tornase en
preocupación y poco a poco,  te empiezas
a plantear, que este año no pueden ni deben haber procesiones,  por el alto riesgo que esto conlleva y ya en
ese momento, me di cuenta,  que  lamentablemente, la Cuaresma del 2020 ya
seria  distinta a cualquier otra. 

Cuando finalmente se confirma,  con buen criterio, que este año no habrá
procesiones, en mi caso, y aunque me duele, como cristiano, cofrade y cargador, lo acepto
con resignación  pero al mismo tiempo con
orgullo de que las Cofradías hayan adoptado esta decisión valiente pero
responsable. A partir de ese momento la cuaresma, ya se convierte ademas, en un tiempo 
en el que cuentas los días para que esta situación pase rápidamente,  con los menores  daños posibles y teniendo  siempre, presente a aquellas personas que
lamentablemente no han podido superar esta enfermedad, y apoyando desde la
distancia a sus familiares en esta situación tan dolorosa.

Todas las preocupaciones
típicas de estos días desaparecen de un plumazo y te empiezas a preocupar por
tu familia, tu mujer, hijos, padres, hermanos etc … en definitiva te preocupas
y ruegas por la Salud
de todos ellos y de gente que solo conoces de vista, de ir comprar: la cajera
del súper, de la panadera, del frutero etc… y no del tiempo que hará en  Semana Santa.

•¿Qué es lo que más recuerdas de estos días que no podemos vivir debido a la emergencia sanitaria?

En mi caso, la sensación de
no saber muy bien en que día estoy, pues
son fechas de mucho ajetreo, actos, cultos, conciertos, ensayos, traslados, las
tertulias con tus amigos etc. y de repente toda esa vorágine queda suspendida
de un día para otro y me quedo con la sensación de que todo acontece de forma
mas lenta, los días parecen años, las semanas décadas, es como si el tiempo se
hubiese detenido para empezar de nuevo la cuanta atrás, de poner el contador a
cero  sin haber terminado, la espera de
este año.

•¿Cómo crees que recordarás esta Semana Santa?

Sin duda con tristeza,  pero también con Esperanza,  como la Semana Santa que
llego y  que celebramos pero  desde casa, cada uno a su  manera, mas personal, mas intima, donde
recordaremos las pasadas,  escucharemos
marchas, veremos videos etc…pero siempre con la 
Esperanza de las venideras, porque precisamente en  estos momentos difíciles y duros, es cuando no debemos perderla. Esta Semana
Santa la recordare como la que con mas ahínco
me agarre a mi fe, como la
Semana Santa, en la cual, 
lo  mas importante, habrá sido
rezar por la Salud
de todo el mundo, del que la tiene, para que la conserve, y del que le falta, para que
la recupere, y siempre con la
Esperanza de que así
será…Siempre la Esperanza
(como la Marcha)
será el lema con el que recordare esta Semana Santa.

•¿Cómo piensas que vivirás el Viernes Santo?

Con una mezcla de
sensaciones, de tristeza, de vacío,  de
un  no saber que hacer etc…porque llevo
en esta Hermandad desde su fundación,  y
el destino quiso que ya estuviera  en la
primera salida procesional  por el año
1987( solo falte un año por estar fuera de San Fernando) y este año que ya se
que no podré hacer la  Estación de
Penitencia,  será  sin duda una sensación nueva,  distinta, desconocida,  puesto que 
la rutina que año tras año se ha ido repitiendo prácticamente de igual
manera, este año y de  de forma  abrupta, no se realizara. Echare de menos no
ir la mañana del Viernes Santo a la
Capilla, a la
Exposición de los Pasos de los Sagrados Titulares, acompañar
a la Junta de
Gobierno y al resto de hermanos en ese otro acto de Hermandad en las horas
previas a la salida. Me sentiré raro cuando cerca de las 17:00 horas no esté en
la Capilla, revistiéndome
de la Tunica
como hago desde 1987,  primero cuando salíamos
en la Madrugada
del Viernes Santo y después cuando pasamos a la tarde del mismo día. Ese ritual,
esa rutina, esas manos del algún hermano
o hermana ayudándome a colocarme bien la tunica, ajustar correctamente el
fajin, son pequeños detalles que este año echare de menos pero como dije
anteriormente, sin perder la 
Esperanza de que todo pasara, que esta pesadilla se
acabara, y comenzara una nueva cuenta atrás.

•¿Piensas hacer algo especial ese día para recordar que es el día importante de la cofradía en la calle?

No tengo muy claro que haré
ese día, mas bien creo que serán varias porque el día se me hará muy largo, no
obstante si tengo claro que  aprovecharé la ocasión para releer los pasajes dedicados a la Hermandad en los últimos
pregones de Semana Santa, seguro que lo haré entre incienso y marchas del corte
clásico, acordes con el estilo de la Cofradía. Creo que será una manera de sobrellevar
estas circunstancias tan especiales y difíciles que nos impedirán realizar la Estación de Penitencia.

También aprovechare para
poder participar aunque sea través de la redes sociales, del el 2º día del Triduo pascual, que por razones
obvias en años anteriores no puedo hacerlo. Considero que es una buena
ocasión  como Hermandad Gremial de Sanidad,
para rezar por la recuperación de los
enfermos del Covid19,  y por la protección
de todos los sanitarios

( personal medico, de enfermería, auxiliares
etc..) que se están enfrentando de forma tenaz, constante y valiente, a un enemigo invisible que tanto dolor y tanto
sufrimiento nos esta causando. Reconozco que aquí pecaré de un cierto
egoismo  por mi parte, porque le
imploraré un mis Titulares, para que
proteja a  mi Mujer,  Elena, Geriatra de profesión, y a mi hermana pequeña Sofía, que es enfermera,
para que el Señor las proteja, las cuide
de todo mal y le de fuerzas para que no decaigan en su labor.

•¿Qué perderemos los cofrades al no ver este año la hermandad en la calle?

Creo que con independencia de
los estrenos que pueda haber, y si mi información no esta equivocada, creo que
no hay ninguno que reseñar,  esta claro
que este año no podremos disfrutar, de
la portentosa Imagen del Cristo de la
Sangre, que de forma magistral tallara nuestro admirado
Alfonso Berraquero. La fuerza de una 
Imagen y de lo que representa: un Cristo, clavado en la cruz, derramando
la Sangre por
sus Hijos, que proclama a los cuatro
vientos el Reino de los Cielos. Y como no, a su Madre, serena representación
del mayor dolor y desamparo que una
madre puede tener: la pérdida de un Hijo.

•¿Ganamos los cofrades algo con esta situación que estamos viviendo?

Creo que esta situación nos
esta reafirmando en nuestras creencias y convicciones y al mismo tiempo creo
que vamos a valorar mucho mas la vida en general porque ahora no podemos
disfrutar de aspectos tan cotidianos como salir con los amigos, dar un abrazo,
un beso a tu madre o a padre, y te das
cuenta de lo fácil que es perderlo todo
en un instante. Creo que esta lección de humildad que  estamos recibiendo nos hará mas fuerte en
nuestra fe y sacara lo mejor de nosotros mismos y si ya de por si los cofrades
nos caracterizamos por estar dispuesto siempre a echar un cable  donde se nos necesite, esta situación hará y
de hecho ya lo haciendo, que allí donde haya un problema, una necesidad, un
socorro que prestar, ahí estará siempre un Cofrade.

•¿Cómo crees que vivirás la Cuaresma y Semana Santa de 2021 tras lo sucedido este año?

Sin duda ya la estamos
esperando con impaciencia,  porque sin
haber terminado la de este año, ya estamos contando los días. Esta claro que la
espera será larga, pero creo que la intensidad con la que la  viviremos hará que la espera merezca la pena.
Además pienso, que  como seres
imperfectos que somos,  cuando nos falta
algo que damos por hecho que es nuestro y que vamos a tener siempre y que de repente nos lo arrebatan, le damos mucho
mas valor a las cosas y a la vida y del regalo tan grande que es ser cristiano
y cofrade, aquí en Andalucía, y esto nos tiene que servir para no quedarnos
solo con lo estético, con lo accesorio de la Cuaresma sino que la
vivamos mucho mas intensamente desde el punto de vista cristiano y que el
tiempo de Cuaresma sea realmente un tiempo de conversión y nos haga mejores
personas. Y cuando llegue el Domingo de Ramos, creo que a día de hoy no puedo
hacerme una idea de cómo me podré sentir, pero supongo que la sensación de
euforia será indescriptible. Si ya de por si la  Semana
Santa es un explosión para los sentidos, la del año que viene
si Dios quiere será sin duda la del reencuentro, porque cuando de quitan algo y
lo recuperas lo valoras mucho mas y lo disfruta mucho mas intensamente. Esa es
mi Esperanza, y a ella me agarro con fe
inquebrantable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *