Prendimiento se desquita del año pasado con un Martes Santo completo



Se notaba incluso en el ambiente que rodeaba a la cofradía desde su salida. La experiencia del año pasado había marcado bastante a los cofrades del Prendimiento y esto tenía que borrarse cuanto antes. Y así fue.

La hermandad estrenaba itinerario para llegar a la Carrera Oficial. Quizás la zona de Reyes Católicos no sea la más deseada para una cofradía, pero Prendimiento supo hacer incluso de esta calle un reguero de fieles que seguían a Jesús del Soberano Poder y María Santísima del Buen Fin.

El paso por Capuchinas se estrenó viniendo desde Colón, pero esto da igual. Desde incluso una hora antes de la salida de la cofradía ya un buen número de personas se agolpaban en las puertas del Convento de las Madres Capuchinas para esperar uno de los momentos más esperados, seguro, de la Semana Santa.

La cofradía pasó y dejó huella. Las marchas se sucedían y las cuadrillas ofrecieron un buen trabajo bajo los palos. Todo iba sobre ruedas. Tanto que incluso la cofradía cogió un ritmo bastante acelerado para los horarios previstos. La Cruz de Guía llegaba a la confluencia de las calles García de la Herrán con Las Cortes mucho antes de lo esperado. En este punto Prendimiento debe pasar tras la cofradía del Huerto que a su vez pasa detrás de Caridad. Pues bien, cuando la hermandad del Parque llegaba a García de la Herran por esta esquina de paso de las tres hermandades pasaban las primeras secciones de Caridad. La hermandad se paró pero supo hacerlo bien. Andando poco a poco sus secciones y escuchando marchas -en el paso de misterio- con andares suaves y casi sin avanzar.

El palio de la Virgen de Buen Fin llegaba al centro de la ciudad con toda su candelería encendida. Algo impensable en los últimos años. La cofradía estaba luciendo todo su armamento cofrade y eso lo notaba el público que aplaudía marchas. “Mi Amargura” interpretada por la Banda de Música de “San José Artesano” levantaba los aplausos en García de la Herrán así como marchas propias de la agrupación “Sagrada Resurrección” de Sanlúcar en el paso de misterio.

Carrera Oficial y dirección puesta hacia el Parque. Aquí la cofradía volvió a vivir su particular Martes Santo. El del encuentro con su barrio y sus gentes. El de la luna y la noche perfecta. El que nada tiene que ver con lo vivido el año pasado.

La cofradía recogió sus pasos tras el encuentro cerca de las tres de la mañana. Ya no existía el agobio de cumplir horarios en Carrera Oficial. La hermandad disfrutó de cada milímetro andado en el Parque y recogida y eso, por el número de personas congregadas, gusta y mucho.

Martes Santo completo de felicidad en el Parque, Martes Santo de Prendimiento y Buen Fin. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *