La Virgen de la Soledad procesionó sobre la cubierta del Juan Sebatián Elcano

El Juan Sebastián de Elcano es una de las embajadas más importantes de España, la única itinerante que cada año surca el mundo para preparar a los guardiamarinas de la Armada española. Este año, con las particulares circunstancias provocadas por el coronavirus, ha sido uno de los pocos lugares donde ha podido mantenerse una de las tradiciones más arraigadas en el país: la de las procesiones de Semana Santa.

Se ha producido con las limitaciones propias de un buque militar y con la sobriedad que exige la Armada, pero ha sido un acto lleno de sentimiento que ha reunido en la cubierta del bergantín-goleta a parte de la tripulación.

A los sones de “Mater Mea” por los músicos que conforman la dotación se ha llevado a cabo una pequeña procesión que abría un crucifijo y que finalizaba con un pequeño palio a modo de parihuela portado por guardiamarinas con la Virgen de la Soledad. 

Hay que recordar que el Juan Sebastián de Elcano llegará mañana domingo a Marín (Pontevedra), donde desembarcará parte de la dotación. Será un acto sencillo, sin honores y sin público. En una semana, está previsto que el buque escuela arribe a Cádiz. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *