“La JCC ha demostrado sobradamente que nadie es imprescindible”

En la jornada de ayer, lunes 13 de octubre, se cumplieron 100 días desde la jornada electoral en la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC) que dio lugar a la victoria de la candidatura encabezada por Juan Pedro García López.

Para saber algo más sobre esta asociación de cargadores nos acercamos a su sede en la calle Santo Domingo y junto a su presidente intentamos conocer algunos de los puntos más importantes que rodean a esta asociación.

– 
Traspasada
la frontera de los cien días desde las elecciones a la presidencia de la JCC
¿Qué visión global tiene su actual presidente de este tiempo?

Las primeras impresiones son buenas, muy buenas, en cuanto a
que se han aumentado el número de inscripciones algo que anteriormente en la
JCC solo pasaba en las fechas cercanas a Semana Santa. En todas las juntas de
estos meses hemos estado dando nuevas altas de socios.

Además veo bien el ambiente en este tiempo. Todos los actos
que hemos tenido por la festividad de la Virgen del Rosario era un pulsómetro y
queríamos ver como respondía la gente. Tanto en la berza como en el concierto y
en la misa han sido muchos los socios que han participado. Especialmente en la
misa en la que hace años que no se veía un número tan importante de cargadores
tanto de la candidatura elegida como de la que no salió elegida en las
elecciones. Por tanto la impresión en este tiempo es buena.

– 
Por tanto
podemos decir que existe una línea continuista a la hora de la realización de
este tipo de actos y actividades

Según los estatutos de la JCC los fines principales de la
asociación son la carga y también fomentar la cultura de la carga que se
desarrolla de forma paralela, en definitiva promover y divulgar, y es lo que
estamos haciendo.

Nos estamos ocupando muchísimo de la carga y como junta
continuista considero que en aspectos de carga la Semana Santa del año pasado
ya estábamos trabajando en este sentido, salieron todos los pasos y creo que
con unos resultados muy buenos. No obstante hemos recibido la felicitación de
todos los hermanos mayores de las hermandades que cargamos incluso de Santo
Entierro que después tomó la decisión que tomó pero antes de eso nos había
felicitado efusivamente.

Por una parte la carga pero por otra la cultura que rodea a
la carga en La Isla y en ese sentido no vamos a bajar el nivel.

– 
La nueva
junta llega tras la decisión de Santo Entierro de prescindir de los servicios
de la JCC ¿Pueden ser más las hermandades que puedan sumarse a dejar a la JCC
fuera de sus pasos?

Uno de los puntos de la candidatura es acercar posiciones
con las distintas hermandades. Para nosotros era muy frío que durante todo el
año no nos viéramos y solo mantuviéramos una reunión al año. Una reunión anual
nos parecía muy poco ya que nuestra manera de vida son las hermandades y
nosotros somos las cuadrillas de las hermandades; y por ello era muy frío tener
un único momento de encuentro.

Por ello tal como hemos salido estamos reuniéndonos con las
hermandades –Medinaceli y Ecce-Homo- y para la próxima semana queremos hacerlo
con Expiración ya que pretendemos arreglar los posibles problemas en caliente y
no esperar a Cuaresma. Y si tienen que ser 2 o 3 reuniones serán. Por ejemplo
también hemos participado en Feria en actos con Ecce-Homo y Caridad como forma
también de mantener un mayor contacto con las hermandades y estas con sus
cuadrillas.

La idea es que cuando llegue la reunión previa a Semana
Santa tengamos todo hablado, con todos los problemas solucionados y que solo
tengamos que ponernos de acuerdo para tema de horarios y traslados. Nuestra
relación con las hermandades es buena y esperemos que sea mejor.

Ninguno nos esperábamos lo de Santo Entierro. Entiendo que
no existe ningún motivo lógico ni creado por problemas de carga por los que la
hermandad haya prescindido de la JCC. Es totalmente respetable ya que es una
decisión de una junta de gobierno pero tenemos la tranquilidad que por
problemas de carga o por falta de oficio no se ha dado ninguna circunstancia
para que prescindan de nuestros servicios. De hecho, y lo he dicho muchas
veces, la cuadrilla del palio de la Virgen del Mayor Dolor en Su Soledad era de
las mejores de las que tenía nuestra asociación.

Ellos toman esa decisión y es respetable. En su día la
tomaron, volvieron y ahora se han ido. Como no depende de mí sino de la
asamblea el día que esta o cualquier otra hermandad quiera volver a que sus
pasos sean cargados por la JCC pues se tomará en estudio con el mismo rasero
que a cualquier otra.

– 
Comienza
ya el trabajo previo a la Semana Santa ¿Qué previsiones de formularios se
tienen para la Semana Santa de 2015?

El cierre de formularios es el día 8 de noviembre, aún queda
bastante tiempo y además la mayor recepción de los mismos suele coincidir con
los últimos días. Hasta ahora llevamos aproximadamente 100 formularios
recibidos un número bastante elevado para estas fechas en comparación con otros
años. Es un signo total de que la gente tiene ganas.

En principio rondaremos los mismos formularios que siempre,
superior a los 300. Hemos subido en los últimos años en unos 20 o 30
formularios y en principio los números serán parecidos. No debe existir ningún
motivo para que se reduzca el número de los que hemos estado obteniendo en años
anteriores.

– 
Tras los
formularios llegará el momento de preparar los ensayos ¿Existe alguna
modificación en este aspecto?

Sí, existe una modificación y que esperamos podamos
disfrutar ya en este año que es la incorporación de palos regulables a la
parihuela de ensayos. Es algo que estaba dentro de mi programa y que creemos
fundamental para que el ensayo se aproxime lo máximo posible a la realidad de
la calle en Semana Santa.

Podemos hacer una cuadrilla, que el ensayo sea perfecto pero
que a la hora de ponerlo en la calle como nos ha pasado con Medinaceli de
problemas de peso. Una cuadrilla con garantías pero que no tenía los palos
regulados como nosotros habíamos ensayado. En ese caso la Hermandad de
Medinaceli colaboró y nos permitió hacer arreglos en los palos y parece que ese
problema se ha solucionado.

Pero la idea es modificar nosotros nuestra mesa de ensayo
para ajustarnos a lo que vamos a tener en el día de la salida. Es lo más
importante en los ensayos además de recuperar unos ensayos dinámicos y
entretenidos, que no sea solo ir a ensayar por ensayar sino que también se
fomente la convivencia entre los socios.

– 
Otro de
los aspectos que se trabajará en las próximas fechas es la designación de
capataces de cara a la Semana Santa ¿Existirán variaciones?

En principio aún no lo hemos planteado. Habrá variaciones
pero solo las imprescindibles. Puedo asegurar que no habrá una revolución
delante de los pasos ya que no existe motivo para ello. Solamente se
modificarán aquellos que la junta rectora crea conveniente ya que los capataces
no dejan de ser la gente de confianza de la junta en la calle.

Cuando llegue la hora de la verdad veremos pero en principio
que nadie espere una revolución en los capataces de la JCC ya que puedo
asegurar que no va a ser así.

– 
En las
últimas candidaturas se ha añadido la figura de un segundo capataz. ¿Se va a
modificar en número?

No se va aumentar. La idea es que todos los pasos tengan dos
capataces con la idea que el primer capataz sea una persona consolidada en este
puesto o gente que ya tenga experiencia como segundo capataz y los auxiliares
sean socios con una proyección de futuro como capataz.

Para estos auxiliares vamos a ir buscando siempre un perfil
de gente que por unas circunstancias o otras –edad, retirada o lesión- puedan
ir ocupando estos sitios para en un corto plazo pasar a ser capataz de los
mismos.

– 
Antes de
todo esto llegará la Cuaresma y la JCC ya prepara un programa de actos y
actividades ¿Cómo va a ser este año después de lo que se desarrolló en 2014?

Como he dicho antes la línea a seguir es la misma. Un nivel
alto de personas que van a colaborar en los distintos actos, muchos de ellos
confirmados pero que reservaré para el día de la presentación oficial del
programa de actividades de Cuaresma.

Por ejemplo tenemos bandas más que suficientes para lo que
denominamos los ‘conciertos de Santo Domingo’ y que este año volverán a
realizarse. Para mí fue sin duda uno de los mayores éxitos de la programación.
Trajimos a grandes nombres como Álvarez Duarte ó Guzmán Fernández pero el gran
descubrimiento fue el tema de los conciertos en la calle. No nos esperábamos
que durante tres o cuatro domingos seguidos la calle iba a estar llena y la
gente viniera –tanto músicos como público- con esa predisposición a pasar un
buen rato.

El nivel va a ser prácticamente el mismo. Las conferencias
tendremos alguna nueva y otras que se repetirá la temática pero con nuevos
ponentes del mismo nivel que el año pasado pero siempre manteniendo esa línea
de las artes en la Semana Santa.

Otro de los aciertos fue la mesa redonda de los capataces.
Este año cambiaremos los capataces y que nos digan cosas nuevas, siempre se
aprende algo. Además si no recuerdo mal la JCC fue la única que organizó este
tipo de mesa redonda que apostó por traer gente de fuera de San Fernando. La
JCC, a diferencia de lo que algunos puedan pensar, se atreve a escuchar otras
opiniones y aprender de otros sitios. Traer gente de Sevilla, de Jerez, de
Cádiz y claro también nuestros capataces.

– 
Puede que
en algún momento de la historia de la JCC tras unas elecciones con dos listas
la candidatura que perdía se veía mermada en los años siguientes debajo de los
pasos o dentro de la lista de capataces ¿Ocurrirá esta vez?

Para mi gusto esto sería muy injusto. Limitarle los derechos
debajo de los pasos a alguien que ha querido trabajar por la JCC creo que sería
muy injusto y estoy seguro que la otra candidatura si hubiera ganado tampoco lo
hubiera hecho.

Además voy a hablar con nombres, aunque igual esto no me
beneficia del todo. Pero ¿Yo por tener como “contrincante” en unas elecciones a
Ángel Zapata me lo tengo que cargar de delante de los pasos? Para mí al
contrario. Me llena de orgullo el haberle ganado en un proceso electoral a un
personaje con tanto peso en la JCC como es Ángel Zapata. Si yo quito a esta
persona por poner un ejemplo le estoy haciendo daño a la JCC y no a una persona
como se pudiera pensar. Y lo digo personalizando en la cabeza visible de la
otra candidatura como podría ser cualquier otra persona que haya formado parte
de la misma o la haya apoyado.

Evidentemente yo tengo que mirar por la JCC como presidente.
Yo me iré dentro de tres años y esto seguirá andando. Imprescindibles ninguno,
necesario todos. La JCC además ha demostrado sobradamente que nadie es imprescindible. De la
asociación se han ido personas que eran muy importantes para la JCC y la JCC ha
seguido y va a seguir andando esté al frente Juan Pedro, Ángel o el que sea en
cada momento. Lo que hace falta es mirar por el bien de la JCC y no por el bien
personal. Si yo estuviera aquí para mirar mi bien personal estaría muy
equivocado.

Ángel es un gran capataz de la JCC e irá en los pasos que la
junta rectora crea oportuno para el bien de la JCC. Ni para el bien de Ángel,
ni para el bien de Juan Pedro. Ángel, Carlos Gago y todas las personas de esa
candidatura no serán miradas de forma especial por ello. Y debajo de los pasos
menos aún, si no metemos a los cargadores debajo de los pasos ¿dónde lo
metemos?  Las puertas están abiertas, los
formularios disponibles y lo que no entendería es que alguien por salir una
junta u otra entregue o no el formulario. Con esa actitud se demostraría que se
quiere más a sí mismo que a la entidad.

– 
Otro de
los aspectos que se habló dentro del proceso electoral fue la reforma de los
estatutos. ¿Cómo se va a abordar este tema?

Está todo previsto. La reforma de estatutos es muy amplia
puesto que los actuales están anticuados ya que no  nos hemos actualizado con los tiempos a la
velocidad que si lo hace la Semana Santa en general.

Una de las cosas fundamentales que se va a regular es el
proceso electoral. No es normal que pueda votar gente con menos antigüedad que
lo que sucede en todo tipo de asociaciones, el tema de las exposiciones orales
en la misma jornada electoral tampoco tiene demasiado sentido actualmente.

Para esta reforma contamos además con gente muy antigua de
la JCC incluso gente de la otra candidatura que va a formar parte de la
comisión de estatutos. Tenemos que tirar de la gente que sabe del tema ya que
una vez que acaban las elecciones ya se acabaron las etiquetas, ya todos somos
JCC y tenemos que serle útil a la asociación.

Además en el tema de la reforma de estatutos estaban
conforme las dos candidaturas, que fuera una reforma profunda.

– 
Además de
esa reforma estatutaria quedan varios aspectos que aunque no se regulen
directamente si han sido motivo de controversia como la parada técnica o
refrigerio o las cuadrillas sustitutorias ¿Qué va a pasar con estos temas?

También habrá que revisar estos aspectos, tenemos que
adaptarnos a los tiempos por una cuestión muy sencilla: es evidente –en el caso
del refrigerio-  que los cargadores han
bajado sus pretensiones solo al refrigerio de 10 minutos. ¿Ya no cumple su función?
Quizás. Pero es algo que primero deba aprobar la junta y que luego sea aprobado
por los socios en la asamblea. Se tendrá que plantear con el tiempo.

Las sustitutorias también habrá que mirar dentro de que
ámbito jurídico se encuentra dentro de la asociación y ver si es factible o no,
si nos conviene o no, pero mirarlo habrá que mirarlo.

También habrá que ver las peticiones de las hermandades. Por
ejemplo en el refrigerio si las hermandades piden que se elimine pues se tendrá
que tomar en cuenta también puesto que el servicio que prestamos es a ellas.

– 
¿Existe
necesidad de diálogo entre las hermandades y la JCC?

Sí, existe mucha necesidad de diálogo. Y es algo que esta
junta rectora quiere solucionar y por ello como decía antes estamos realizando
las reuniones con las hermandades.

– 
¿Puede que
esta falta de diálogo haya sido la causa por la cual la JCC haya perdido
algunas hermandades en los últimos años?

Entiendo que la falta de diálogo haya pesado pero entiendo
que eso no ha motivado ninguna de la pérdida de las tres últimas hermandades:
Santo Entierro, Resurrección y Afligidos. Veo que la falta de diálogo no se
refleja en los motivos, tampoco ningún motivo de carga.

Santo Entierro prescinde de la JCC después de felicitarnos
efusivamente la carga que habíamos desarrollado el Viernes Santo y después
también de reconocer no sólo este año sino también el año 2013 la buena carga
cuando sorprendió la lluvia y la disposición de la JCC ese día y en la jornada
del Sábado Santo.

El Viernes Santo de este año termina la procesión con un
buen ambiente, felicitaciones, no se incumplen horarios, no existe un estilo o
motivo de carga que pueda ofender a la cofradía. Entiendo que es una decisión
de junta respetable pero por motivos de carga entiendo que no.

Afligidos por su parte alega una falta de confianza que no
se puede demostrar ya que a nosotros no nos da la oportunidad de demostrar si
realmente lo que ellos deciden que se quede abajo del paso era tan importante
como para prescindir de los servicios de la JCC. Después se demuestra que no
puesto que yo entiendo que sacamos pasos más complicados que Afligidos hoy por
hoy como puede ser el paso de Redención –paso grande y pesado y que anda que da
gusto-. Afligidos por tanto una falta de confianza que nunca se puede demostrar
en lo que se supone íbamos a meter debajo del paso. Totalmente respetable pero
tampoco creo que sean motivos de carga o de diálogo.

Y Resucitado alega unos problemas casi puramente económicos,
que también es totalmente respetable como el resto de los casos. Nos dicen que
van a hacer una cuadrilla de hermanos para generar unos ingresos cosa que no
quita el cariño con el que las cuadrillas de la JCC –y es algo reconocido por
la propia hermandad- desde el primer día han tratado a la hermandad. De hecho
existen muchos socios de la JCC que son hermanos de la Resurrección, yo entre
ellos.

– 
¿Puede
que todo vaya encaminado a apostar cada vez menos por el modelo que presenta la
JCC?

Es algo que depende de las hermandades en sus decisiones.
JCC ha pasado peores rachas en su historia, por ejemplo cuando la pérdida de
Santo Entierro, Columna, Medinaceli o Gran Poder, y sin embargo la JCC ha
seguido incluso volviendo a coger algunas de esas hermandades. Es cuestión
cíclica. Igual este año que viene tenemos alguna hermandad que se suma a
nuestra lista de hermandades que portamos o podemos tener una sorpresa y se
vaya alguna.

Yo lo que tengo claro que poniéndome en el pellejo de los
cofrades evidentemente la JCC no te reporta ningún beneficio económico pero a
cambio la JCC te da garantía, seguridad, tranquilidad y sobretodo saber que
pase lo que pase vas a tener una cuadrilla que te va a llevar los pasos en la
calle, que va a hacer los traslados que hagan falta, etc.

Además no dejamos de ser 300 cargadores en la calle y eso te
da una garantía. En tu paso llevas 45 pero tienes más de 200 fuera y eso da una
garantía aunque nunca hizo falta tirar de estos.

¿El modelo anticuado? Espero que no sino todo lo contrario
que se demuestre que la JCC tiene su sitio, el mismo que nunca ha perdido ya
que no hemos realizado ninguna ofensa referente a la carga, eso sí sería perder
nuestro sitio.

Que las hermandades tienen otro modelo, que les vaya muy
bien. Pero como presidente de la JCC solo puedo decirte que para mí el modelo
es el nuestro.

– 
Volviendo
de nuevo a los formularios ¿Se va a modificar algo el tema de las limitaciones
en los mismos?

En el mismo formulario dice que se van a tener en cuenta las
preferencias de los cargadores pero es evidente que a igualdad de preferencias
primará el que esté más disponible para la JCC, y eso es lógico.

Si alguien carga tres pasos con la JCC y uno lo pide y el
resto deja a la designación de la comisión de cuadrillas pues va a tener más
preferencia del que limita todos los días ya que lo que quiere cargar es una
hermandad. Entiendo que es justo.

Esto de las limitaciones lleva mucho tiempo en la JCC y
gracias a Dios nunca ha fallado. Aunque parecería lo contrario existe mucha
gente que pide cargar el Cristo de la Expiración o cada vez más gente pide el
Perdón o Redención. Quizás este año al no estar Santo Entierro nos desahogue,
muy a pesar nuestro, la segunda parte de la Semana Santa.

Este año además hemos incorporado en el formulario el paso
de la Virgen del Carmen en sus dos salidas –Corpus y 12 de octubre- para que
los socios puedan pedirlo como el resto de días de la Semana Santa. Por cierto
también hemos realizado ensayos por primera vez de cara a la salida de la Patrona,
algo que nunca se había realizado en la JCC.

– 
Puede que
en los últimos años se haya achacado a la JCC la pérdida de los más jóvenes que
entraban en el mundo de la carga por cuadrillas de hermanos o otras
asociaciones ¿Cómo está actualmente la juventud en la JCC?

En principio se está pegando la gente joven de nuevo a la
JCC. Dentro de nuestro programa existía un punto que era la creación de lo que
podría ser el grupo joven de una hermandad, los jovencísimos cargadores
cofrades. Para ello hemos analizado los pre-numerarios (entre 15 y 18 años) y
tenemos un total de 98.

Estamos viendo que si estos jóvenes no se aburren tenemos un
centenar de nuevos cargadores que se incorporarían a los pasos de la JCC en los
próximos años. Lo cual da una tranquilidad puesto que no creo que tengamos por
el otro lado casi cien bajas por personas que se retiran de la carga por su
edad.

Además viendo las altas en cada junta vemos que son gente
joven en su mayoría. Puedo afirmar que el relevo generacional está pensado y me
encantaría que en las próximas elecciones hubiera gente más joven que yo que tenga
ganas de trabajar por la JCC.

– 
Pues creo
que hemos tocado casi todo. Muchas gracias por la atención mostrada a
ISLAPASIÓN

Muchas gracias por esta entrevista y por acercar a la JCC a
todo el mundo mediante vuestro medio de comunicación.  (ISLAPASIÒN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.