Jesús Nazareno espera a los escolares en la capilla del colegio de las Carmelitas



Sexta etapa de la peregrinación de Jesús Nazareno por las parroquias, capillas y centros escolares religiosos. Y primero de las jornadas  de llegar a uno de estos centros educativos: la capilla del colegio de las Carmelitas.

Un recorrido no muy largo el de hoy que se ha desarrollado como el resto de jornadas rodeando de fieles al Regidor Perpetuo. Un recorrido que comenzaba en la Iglesia del Santo Cristo tras la eucaristía de las ocho y media de la tarde y que tras su finalización los hermanos del Nazareno acercaban al Regidor ante los Titulares de la Hermandad de los Afligidos. 

Momento muy especial sonando al órgano -inconfundible sonido de Pepe Mellao- la marcha “Jesús Nazareno” mientras el Señor de La Isla -ya en la parihuela de la Hermandad del Carmen- iba recorriendo el interior de la Iglesia del Santo Cristo para posarse junto a los Titulares de la cofradía del Lunes Santo. Tras las intervenciones de los hermanos mayores los respectivos recuerdos por esta histórica visita que coincide, ocho años después, con la partida de Jesús Nazareno de este mismo templo a causa de las obras que se llevaron a cabo en la Iglesia Mayor.

Tras esto salía Jesús Nazareno del templo del Cristo buscando calles que suenan al amanecer del Viernes Santo. Bajada de la calle Ancha entre el verdor del arbolado y buscando una coqueta calle -Santa Lucía- para salir a Mazarredo y de aquí a la conocida Churruca. Serpenteaba el cortejo antecediendo al Señor en una jornada que se alargaba algo más de lo previsto.

Ya en Churruca, con la puerta de la capilla al fondo, se buscaba estos últimos metros a sabiendas de la complicada maniobra que restaba para concluir esta sexta jornada. Y es que la entrada en la capilla -y salvar la zona baja del coro- ha sido una peripecia en la que gracias a desmontar las patas de la parihuela y bajar casi a ras de suelo los palos han dejado que el Regidor Perpetuo entrara en esta capilla hasta donde llegara Jesús Nazareno en la convulsa salida procesional de 1935 en la que, memoria histórica también esto, fue la única ocasión en la que los hermanos procesionaron sin túnica llegando hasta la capilla del colegio para hacer la estación de penitencia y regresaron hasta la Iglesia Mayor.

Esta vez llega para quedarse, al menos durante un día, y para que durante la mañana pueda ser venerado por los colegiales del centro en lo que será una nueva jornada de la peregrinación de Jesús Nazareno. Una nueva forma de ver al Regidor Perpetuo en cada rincón de La Isla. (ISLAPASIÓN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.