El Secretariado se salta sus propias normas con el nombramiento de un comisario en el Huerto de Cádiz

La ley del embudo. El Secretariado diocesano para las hermandades y cofradías de la Diócesis de Cádiz y Ceuta vuelve a patinar y lo hace con la Hermandad del Huerto de Cádiz como juguete roto esta vez.

Y es que hoy, viernes 29 de julio, se ha dado a conocer el cese de toda la Junta de Gobierno de la cofradía de San Severiano y el nombramiento de un comisario para que lleve a cabo la regularización del estado de la hermandad, nombramiento que ha recaído en el tesorero del propio Secretariado, Francisco Pedreño, por un período máximo de un año.

Este cese de la Junta de Gobierno y el nombramiento de un comisario está dentro de las atribuciones que tiene el propio Secretariado Diocesano que encabeza Alfonso Caravaca bajo las directrices del delegado episcopal, el Rvdo. P. Juan Enrique Sánchez Moreno.

Lo que no está dentro de la normativa del Secretariado -la misma que hacne cumplir a las hermandades y cofradías de la Diócesis- es que le atribuye al comisario “todas las facultades que tiene atribuidas el hermano mayor en el Estatuto Base y en el propio de dicha hermandad” algo que va en contra de las funciones y limitaciones expresas de la figura del comisario en estos casos.

A esta situación se llega, según el propio Secretariado, tras la denuncia del director espiritual de la hermandad, el Rvdo. P. Antonio Diufaín “denunciando la grave situación que ha provocado la Junta de Gobierno con acciones, omisiones y comentarios impropios de una asociación eclesial”.

La Hermandad del Huerto antes de conocerse el cese de su junta en el último día hábil del mes de julio -puesto que en el mes de agosto el Secretariado se va de vacaciones- ya se había caído de la Procesión Magna del próximo 17 de septiembre y queda en el aire lo que pasará con la Cuaresma y Semana Santa del año 2023 ya que estas atribuciones no se saben si afectarán o no a los objetivos y las encomiendas que podrá hacer este comisario y las personas -que en un número mínimo de tres- le ayuden a reconducir un proceso de elecciones en San Severiano.

Con este uso, como ya viene siendo habitual, de las normas según el gusto personal en cada momento por parte del propio Secretariado lo único que se consigue es crear desigualdades, injusticias y desorienta a todos los que conforman -conformamos- el mundo de las hermandades y cofradías en la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.