El 8 de septiembre se vivió en la Soledad con una eucaristía y la donación de un cuello de encajes de guipur

Un año más los hermanos de la Soledad se citaron en la Iglesia Mayor para celebrar con una eucaristía la festividad de la Natividad de la Virgen María en una Solemne Función que fue oficiada por el vicario parroquial, el Rvdo. P. Francisco José Aragón Calderón.

La celebración eucarística contó con el acompañamiento musical al órgano de José González García. La Santísima Virgen, ataviada por Juan Guerrero Pérez, lucía en su camarín con saya y manto burdeos con encajes dorados y tocado color hueso. En su pecho el puñal de orfebrería, y en sus manos un pañuelo a juego con el tocado. Se alumbraba el conjunto con seis candelabros de cera blanca y se exornaba con un centro de flores blancas.

Durante la eucaristía los hermanos Antonio Pérez Román y María del Carmen Vila Fernández donaron a Nuestra Señora de la Soledad un cuello de encajes de guipur con mezclas de tul bordado con punto a la aguja, fechado en la segunda mitad del siglo XlX.

Al finalizar la celebración eucarística y a continuación de la bendición final, Juan Manuel Ramírez Bermúdez tomó posesión de su cargo como tesorero que, por motivos laborales, no pudo hacerlo el pasado 23 de julio junto al resto de la nueva Junta de Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *