Cádiz muestra su patrimonio cofrade en la exposición ‘Una historia de fe’

Desde la bambalina delantera del paso de la Virgen de los Dolores o el techo de palio del Amparo hasta la cruz de guía del Santo Entierro se narra la historia de la Semana Santa de Cádiz. ‘Una historia de fe’, la exposición cofrade organizada por la Fundación Cajasol en colaboración con el Consejo Local de Hermandades de Cádiz y la delegación de Cultura de la Junta, se puede visitar ya desde el pasado miércoles y hasta el próximo 4 de abril. En este segundo año consecutivo sin salidas procesionales, esta muestra es una de las propuestas más interesantes de las planteadas por las hermandades de penitencia para acercar la Semana Santa de Cádiz a los gaditanos. Y se consigue ese objetivo a través de un cuidado recorrido en cinco salas en las que se recogen el magnífico patrimonio que conservan así como los estrenos y las últimas restauraciones que han llevado a cabo las cofradías.

En el patio del Museo Provincial de Cádiz se presentan cuatro escenarios. El primero, con piezas desde los orígenes de la Semana Santa y que se conservan hasta nuestros días; después se destacan distintos enseres de la época de posguerra, un momento histórico que marca la Semana Mayor gaditana por la falta de recursos económicos. En tercer lugar hay bienes de una etapa que abarca desde los años 70 hasta el 2000 y una cuarta sala muestra algunas de las grandes obras de este siglo XXI. Por su parte, en la sede de la Fundación se encuentran los estrenos y restauraciones más recientes.javascript:falsePUBLICIDAD 

Ha sido allí, en la Casa Pemán, donde se ha inaugurado oficialmente la exposición con la presencia del presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, la Consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz, Juan Carlos Jurado y el obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza. Junto a ellos también se encontraban la delegada de Cultura Mercedes Colombo y el comisario de la muestra, Pablo Manuel Durio.

Entre los estrenos se pueden ya contemplar tres piezas talladas, ya finalizadas, que forman parte del conjunto del nuevo paso de misterio de estilo rocalla de Nuestro Padre Jesús Nazareno que se está ejecutando en los talleres de Hermanos Caballero de Sevilla. Igualmente están expuestos los respiraderos frontal y trasero del paso de misterio del Prendimiento, así como las nuevas bambalinas delantera y trasera del palio de Soledad de Vera-Cruz. Además hay otras piezas como el banderín del 75 aniversario de la hermandad de Las Aguas, la candelería restaurada de Columna, una túnica del señor de Sentencia, una preciosa parihuela con crucificado para la penitencia del Caminito o unos nuevos fajines de los Santos Varones del Descendimiento.

El Museo de Cádiz alberga algunos de los bienes patrimoniales más importantes de las hermandades de penitencia de Cádiz. Elementos como el manto de la Virgen de Amargura de Humildad realizado en el colegio de San Martín de Cádiz, el de salida del Señor de Ecce-Homo, que data de 1910, o el de la Virgen del Rosario del Perdón, ejecutado por unas hermanas de la cofradía a diseño de Fray Ricardo de Córdoba.

También hay túnicas y sayas de gran valor como la del Señor del Milagro, una saya bordada de María Santísima de las Lágrimas de Piedad del siglo XVIII, una túnica del Señor de la Salud de Cigarreras o el terno original de perlas de la Virgen de la Soledad de autor desconocido y donado donado en 1865 Isidora Carrera.

Se encuentran asimismo expuestos elementos de los pasos de palio como el techo del paso de la Virgen del Amparo o el característico respiradero frontal del paso de palio de la Virgen de la Esperanza del Nazareno del Amor.

De uno de los palios más espléndidos de la Semana Santa, el de Soledad de Vera-Cruz, se pueden ver el respiradero frontal, de Manuel Seco Velasco, la bambalina delantera que ejecutaran Adela Medina Cuesta ‘Gitanilla del Carmelo’ y Aurora Mingo en 1946, dos varales y seis jarras. De Lágrimas de Columna está el respiradero del paso de palio del taller de orfebrería de Seco Velasco del año 1925 y de María Santísima de los Dolores, del Nazareno, la bambalina delantera. Además de la bambalina delantera y el respiradero del palio de Dolores de Servitas.

No faltan en esta muestra detalles del paso de Afligidos con la presencia de las cartelas. Y también se puede ver con detenimiento el respiradero frontal del paso de misterio de Expiración.

En cuanto a bordados, insignias y orfebrería destacan, entre otras piezas, el llamador del paso de misterio de Borriquita, el simpecado de la hermandad de las Penas, los faroles de cruz de guía del Despojado o la impresionante corona de la Virgen de los Dolores de Descendimiento, que durante la visita llamaba la atención de la Consejera, Patricia del Pozo. También está la imaginería menor del paso de Cristo de Medinaceli, realizada en plata y marfil en los talleres de Seco Velasco, o elementos de la Pasión de la hermandad del Santo Entierro (Mano de Caifás, Corona de espinas, Columna, Dados, Clavos y Lanza) realizados en plata y alpaca, así como un juego de dalmáticas bordadas de Buena Muerte.

En el centro del patio del Museo se encuentra el impresionante paso del Santísimo Cristo de la Misericordia que tallara Antonio Martín y cuya ejecución finalizó tras treinta años en 2019. Y la única pintura cofrade de Hernán Cortés, perteneciente a Buena Muerte se haya justo al inicio de la exposición.

En cuanto a imágenes, en ‘Una historia de fe’ se pueden ver tres mujeres hebreas de la hermandad de Sanidad, obras de Luis González Rey; Pilato con el trono, obra de Buiza, de Sentencia, la imagen de la Verónica del misterio de Afligidos que es de escuela genovesa del siglo XVIII, un busto de la antigua talla del Señor de Oración en el Huerto, obra de Laínez Capote; el soldado romano de Siete Palabras, también de Luis González Rey; y los ángeles pasionistas del paso de misterio de Expiración de Luis Ortega Brú.

En total son un centenar de piezas las que se pueden contemplar en esta exposición en la que están presentes todas las hermandades de penitencia y la congregación Ecce Mater.

Horarios

La entrada para la exposición es gratuita. El horario en la Fundación Cajasol para ver los estrenos es de 11 a 18 horas y en el Museo de 9 a 18 horas, a excepción de los lunes que permanece cerrado.

En principio el aforo depende de las restricciones del momento. En el Museo actualmente es de catorce personas.