Como cada 8 de septiembre, la gaditana ciudad de  Chipiona celebró su día grande, el de la procesión de Nuestra Señora de Regla Coronada, patrona y alcaldesa perpetua de la villa. 

La venerada imagen salió a las seis de la tarde, desde su sede canónica, el Santuario de Ntra. Sra. de Regla, y recorrió el siguiente itinerario: Plaza de Nuestra Señora de Regla, Avda. Nuestra Señora de Regla, Avda. de Jerez, Paseo Costa de la Luz, Humilladero, Plaza de Nuestra Señora de Regla. Alrededor de las diez de la noche volvió a su templo la patrona de los chipioneros.

La mala noticia de la procesión de este año vino del cielo. Y no se trata de que lloviera, ni mucho menos, sino porque por primera vez desde el año 1921, la procesión de la Virgen de Regla no pudo ser sobrevolada por la avioneta que tradicionalmente lanza pétalos de flores sobre la imagen, ya que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) decidió no autorizar el vuelo. 

La imagen de la Virgen de Regla mide unos 62 cm de alto, y fue realizada en madera en estilo gótico, siguiendo la iconografía mariana de las vírgenes negras. Puede datarse a principios del siglo XIV y parece que procede de un taller español. La devoción e historia de la Virgen de Regla no viene precisamente de ahora. Durante los siglos XVI y XVII, la imagen de Nuestra Señora de Regla era, sin género de duda, la más conocida y popular de Andalucía. Algunos historiadores se remontan al 8 de septiembre de 1608 como fecha de la primera salida de la procesión de la Virgen de Regla, con motivo de su nombramiento como Patrona de Chipiona, en el que fue llevada al pueblo por la mañana y retornada al Santuario de Regla por la tarde, en una multitudinaria procesión, aunque se tienen noticias de que en 1588 tuvo lugar una peregrinación organizada por Ana Gómez de Silva y Mendoza, Duquesa de Medina Sidonia, para pedir por el éxito de su marido, que se encontraba luchando al frente de la Armada Invencible contra los ingleses. Anteriormente a esta fecha, en los siglos anteriores, no se sacaba a la imagen de Nuestra Señora de Regla en procesión pública, sino que permanecía en su lugar, aunque se hacían dos procesiones al año sólo por este claustro del convento de los dominicos, donde residía; una el día 2 de febrero, día de la Purificación de Ntra. Señora; y la otra, el día 15 de agosto, Asunción de María Santísima a los cielos. 

El 5 de septiembre de 1954, la Virgen de Regla fue Coronada Canónicamente, por el arzobispo de Sevilla y cardenal, Pedro Segura, en las puertas de su Santuario y colocada en su paso de salida, que procesionó a continación por las calles de Chipiona hasta su Parroquia de Ntra. Sra. de la O, con un público de más de cien mil personas, según cuentan las crónicas de la época. Tres días después, el día de su onomástica, la Virgen regresó en procesión a su Santuario. Y en 2004, con motivo del cincuenta aniversario de su Coronación Canónica, el pueblo de Chipiona le concedió la Medalla de Oro de la villa a su patrona.  (ISLAPASIÓN).

Galerías: