En la jornada de ayer la Hermandad del Carmen, encabezada por su Hermano Mayor Salvador Fornell, trasladó el terno neoclásico de la Patrona al taller de CYRTA en la que Pablo Pérez Díaz tendrá a su cargo la restauración del mismo amparada en la subvención de 23 mil euros destinada a esta pieza para su conservación  por parte de la Junta de Andalucía.

El terno ‘neoclásico’ o ‘de los cristalitos’, apelativo que recibe por poseer entre los distintos bordados en oro que lo ornamentan unos pequeños espejuelos o cristales, es una de las más importantes piezas bordadas con las que cuenta no solo la Hermandad del Carmen sino dentro del patrimonio textil de las cofradías isleñas.

El conjunto, compuesto por un total de siete piezas, recrea, en apariencia, el hábito marrón carmelita y la capa blanca que visten los frailes y monjas pertenecientes a la orden carmelitana. No obstante, hay que tener en cuenta que, al tratarse de un conjunto con el que se viste a una imagen de candelero, todas y cada una de las piezas están confeccionadas para facilitar su adaptación a las necesidades de la talla.

Un total de seis piezas independientes vienen a componer el hábito, siendo estas la saya o delantal, el escapulario, dos mangas y dos manguitos, completándose el conjunto con la capa.

Esta restauración tiene un presupuesto total de 28.812,39€ de los cuales será subvencionado por el ente autonómico un total de 23.049,91€.

Es el único proyecto de nuestra ciudad que fue aprobado en la línea 1 dentro de la conservación y restauración de bienes muebles propuesto desde el 2019 por la Junta de Andalucía a través del servicio de conservación y obras del patrimonio histórico de la dirección general de patrimonio histórico y documental.

Será labor encabezada por el isleño Pablo Pérez Díaz la de datar, documentar y restaurar esta pieza única por su diseño y morfología dentro del amplio catálogo de piezas bordadas de la Baja Andalucía. (ISLAPASIÓN).