La crisis sanitaria por el coronavirus ha obligado a que la tarde del día 5 cambiara totalmente a la que tenemos en nuestra memoria en los últimos años. No hubo carrozas, ni caramelos, ni grandes aglomeraciones. Pero a cambio de todo esto los Reyes Magos recorriendo junto a la Estrella y el Heraldo Real cada uno de los barrios de San Fernando.

Y lo hicieron a bordo de un autobús descapotable preparado para la ocasión que llevó, con algo más de velocidad que de costumbre, a los reales personajes por las calles de San Fernando.

Un año de ver a los Reyes Magos desde los balcones, las terrazas, y desde las aceras. Ya que ningún niño -ni tampoco los mayores- querían perderse este especial encuentro de cada 5 de enero.

Desde la Plaza de la Iglesia iniciaron su recorrido por toda la calle Real, que realizaron en apenas unos minutos, para continuar luego por Borrego y buscar la zona de Constitución y de Camposoto. Y así ir saltando de un barrio a otro. Muy rápido, eso sí. 

El ritmo del bus que venía de Oriente –según explicó el Ayuntamiento– tiene un doble objetivo: por un lado, cubrir un amplio recorrido por todo San Fernando para llegar al mayor número posible de barriadas y, por otro, evitar todo lo posible que al paso de la comitiva se produjeran aglomeraciones de público.

Desde Camposoto el bus Real recorrió los barrios de La Milagrosa, La Noria, Los Barcos, la Ardila, Sacramento, El Almendral, la barriada Andalucía, El Parque, Vilarubí, Olmo, Madariaga, Reyes Católicos, El Cristo, San Ignacio, La Pastora, la barriada Diputación, la Glorieta, Ruiz Marcet, La Casería, Carlos III, la barriada Bazán, la zona de Venta Vargas, San Juan Bosco/Ronda del Estero, Los Olivos, Santo Entierro, San Quintín/Tercio de Flandes, San Onofre y San Marcos para finalizar tras el paso por la Venta de Vargas su recorrido por la ciudad. (ISLAPASIÓN).

Galerías: