El 19 de marzo de 2016 se cumplía un sueño para la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC) con la rotulación -con un pequeño monumento- de una glorieta que lleva desde entonces el nombre de esta asociación.

Desde ese momento y hasta hoy han sido ya muchas las veces que el monumento que tiene dos placas -una con el escudo y el nombre de la glorieta y otro con una inscripción alusiva- ha sufrido el ataque de vándalos que con pintura han afeado este lugar.

No parece que este tipo de ataques tengan que ver para nada con la labor que esta asociación realiza sino simplemente de la falta de educación y respeto por parte de quienes llevan a cabo estas acciones. 

Sin duda una muestra más -como tantas otras que vemos por ejemplo en nuestra Semana Santa- de la falta de civismo de una parte de los ciudadanos de San Fernando. 

En noviembre de 2017 se contabilizaba el quinto ataque vandálico a este monumento, que sufrió otro en septiembre de 2018 y que tras ser limpiado por los servicios municipales recibe constantes ataques de este tipo de forma periódica. (ISLAPASIÓN).