Cuando los relojes marcaban las ocho y media de la mañana en el barrio de la Plata se abrieron las puertas de la Iglesia de Santa Ana para que un nutrido cortejo de hermanos de la Candelaria antecedieran a la salida en parihuela de la dolorosa de Manuel Prieto como primer acto cofrade en las calles jerezanas tras más de siete meses de espera.

Y es que este tradicional acto de culto público por las calles del barrio de la Plata y especialmente en los Jardines de la Atalaya ha congregado a un buen número de hermanos y cofrades en general que han querido estar presentes en esta vuelta a una normalidad entrecomillada. 

Manteniendo la distancia de seguridad, con las pertinentes mascarillas, iban saliendo los hermanos en dos filas con cirios antecediendo a una parihuela portada también por un número reducido de hermanos ataviados con horquillas.

La comitiva recorrió desde Santa Ana el itinerario que le llevó por Plaza de la Constitución, calle María Santísima de la Candelaria, Atalaya, Lealas, Cervantes y por aquí entrar a los Jardines de la Atalaya  donde se ha efectuado -con un espacio aforado- el rezo del Santo Rosario.

Sillas en los jardines para controlar las distancia de aquellas personas que han querido contemplar el paso de la Santísima Virgen mientras se rezaban los distintos misterios. Una vez finalizado el rezo el cortejo ha vuelto por la calle Cervantes, Lealas y Plaza de la Constitución a la que ha llegado antes de una lluvia de pétalos que ha querido ser esa cercanía de sus hermanos con la Santísima Virgen en una jornada muy especial.

La dolorosa de Manuel Prieto Fernández estaba ataviada con una saya de tisú de plata bordada en oro fino y sedas realizada por el bordador jerezano Ildefonso Jiménez, pieza que la Santísima Virgen estrenó en la jornada del Lunes Santo de 2019 con motivo del L aniversario de su primera salida procesional. También lucía, cedido por la Hermandad de la Exaltación, un manto de terciopelo burdeos realizado en técnica de aplicación. 

La Santísima Virgen llevaba la corona de salida que realizara el orfebre Manuel de los Ríos Navarro y que estrenara en el año 1981 con motivo del XXV aniversario fundacional de la Hermandad.

Un emotivo aplauso ha cerrado la jornada cuando la Virgen de la Candelaria atravesó, minutos después de las diez y media de la mañana, el dintel de Santa Ana. 

Con este acto, medido en su organización, se abre la puerta a nuevos actos por las calles de Jerez y en otras localidades de la provincia o Andalucía en la que ya se han celebrado otras manifestaciones religiosas con algo menos de público del que ha contemplado hoy el devenir de la Virgen de la Candelaria por las calles de su barrio. (ISLAPASIÓN).

Galerías: