La tarde de ayer fue muy calurosa en Jerez de la Frontera, como se preveía. Gente, mucha, pero más cuando los termómetros empezaron a dar tregua. La calle disfrutó de la cercanía de una advocación que dice mucho en Jerez, no en vano son más de cuatro siglos de tradición carmelita. 

El paso con la Reina del Carmelo, como siempre, elegante y armonioso con gladiolos, rosas y nardos adornándolo en estilizados bouquets; y, siempre, andando elegantemente de frente, como se mandaba desde las trabajaderas y desde el llamador. Los faldones se arremangaron para aliviar el calor a la gente de abajo del paso. 

La música también es soberbia en esta cita con la presencia, que se cuenta por decenios, de la banda del Maestro Tejera con José Manuel Tejera al frente, fiel sucesor de su padre Pepín y de la larga tradición familiar de sevillanos muy cofrades que hacen de la música una experta pasión. Tejera siempre ha tenido y tiene en Jerez una cita insustituible. No faltó, como cada año, que sonara la sublime composición "Soleá dame la mano" en la calle Tornería, marcha que se eleva al cielo en un emocionado recuerdo a Pepín Tristán. 

Estos y muchos más fueron los componentes para hacer una gran tarde-noche de procesión en Jerez de la Frontera junto a la Virgen del Carmen. (ISLAPASIÓN).

Galerías: