Era un 25 de junio como hoy, hace ahora 10 años. Un viernes ya de verano, con la temperatura propia del momento. La Iglesia Mayor abría sus puertas de par en par para acoger a un público cofrade que abarrotaba el templo. En la parte baja del presbiterio a un lado -izquierda- un tablao pequeño, y al otro el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno con el monte de flores ya preparado.

Era una jornada esperada con muchas ganas entre la familia nazarena y así quedó para la historia. El día que Antonio Manuel Alías de la Torre pronunció el pregón, el anuncio, el canto, la locura en prosa y verso que anunciaba que horas más tarde La Isla entera reconocería a esa talla en madera como su Regidor Perpetuo tras más de dos siglos de unión devocional. 

El Pregón comenzaba con una cariñosa presentación al pregonero por parte de Manuel Muñoz Jordán uno de los hermanos más antiguos de la corporación de la madrugada del Viernes Santo y presidente que lo había sido, por dos veces, del Consejo local de hermandades y cofradías.

Tras la presentación, el Pregón. Un Pregón nazareno por los cuatro costaos. Un pregón de nombres propios, de cante y de baile, de historia, presente y futuro. De lo que fue una leyenda a lo que era una realidad pocas horas más tarde. De Camarón, de los viejos nazarenos, de La Isla y sus hermanos. 

Eso fue resumiendo mucho aquellas dos horas que quedarán grabadas para siempre en la memoria de quien allí lo vivió. Un momento que hoy traemos en el recuerdo de las fotografías y un documento audiovisual en el que el propio Antonio Manuel Alías de la Torre recuerda aquella jornada junto a otros hermanos nazarenos. 

10 años de un Pregón para una historia: la historia de Jesús Nazareno como Regidor Perpetuo de La Isla. (ISLAPASIÓN).


Galerías: