Tres son los sacerdotes que en estos días cumplen mandato en sus nombramientos en tres parroquias isleñas, aunque dos sean los casos.

El primero de ellos es el Rvdo. P. Luis Palomino Millán que en este 2020 cumple el segundo mandato de seis años como párroco de la Divina Pastora. El tiempo que se supone máximo -salvo circunstancias particulares- al frente de una parroquia. Es habitual que desde el Obispado de Cádiz y Ceuta tras dos mandatos de seis años se haga un relevo al frente de cada una de las parroquias de la Diócesis. Todo apunta a que Luis Palomino ampliará su estancia en el templo pastoreño, sería una sorpresa si en los próximos días desde Cádiz se ordenara algo distinto a esto.

El otro caso es de los otros dos párrocos a los que nos referimos en este artículo. Tanto el Rvdo. P. Lázaro Albar Marín -párroco de la de San José Artesano- como el Rvdo. P. David Gutiérrez Domínguez -párroco de la de la Oliva- finalizan el plazo de sus seis primeros años al frente de estas dos parroquias de nuestra ciudad. Todo apunta a que la ampliación se hará de forma directa y estarán al frente de estas parroquias durante otro periodo de seis años. 

Por tanto, salvo sorpresa mayúscula, no habrá cambios -al menos en la primera comunicación que se realiza en estos días por parte del Obispado- dentro de las parroquias isleñas. Puede que otros cambios como vicarios parroquiales o encomiendas desde el Obispado si puedan afectar a los sacerdotes que vienen desarrollando su diaria actividad en los templos de San Fernando. (ISLAPASIÓN).