Desde la carnicería de Mariló Amores tras conocer la necesidad por parte de Cáritas de la Iglesia Mayor de productos de primera necesidad frescos para las familias acogidas decidieron realizar una donación -que se materializó ayer- de un total de 50 kilos de albóndigas.

De esta manera también desde negocios particulares se sigue ayudando a combatir los efectos de la crisis económica derivada de la crisis sanitaria por el coronavirus. 

Son muchas las acciones realizadas por hermandades y particulares que buscan mejorar la situación de estas familias en este delicado momento. (ISLAPASIÓN).