El calor de las ocho de la tarde hacía prever que la vuelta de la Virgen del Carmen no tendría el público esperado en los primeros compases de su traslado, y así sucedió. 

El pequeño cortejo que antecedía a la Santísima Virgen -compuesto por los distintos grupos de la hermandad carmelitana y la representación del Santo Entierro- salía minutos antes de las ocho de la tarde de la Iglesia Mayor Parroquial en la que ha estado desde el pasado domingo cuando participó de la procesión del Corpus Christi.

El público se fue incorporando a medida que pasaban los minutos -mucho más al llegar a las inmediaciones de su barrio- y la Virgen andaba, algo pausada, a los sones de las marchas interpretadas por la Banda de Música de la Asociación Cultural Musical Agripino Lozano.

El cortejo discurrió por la calle Real ya que aunque estaba previsto que al llegar a la plaza del Carmen transitara por su interior, debido al retraso acumulado en el traslado la Junta de Gobierno decidió seguir por Real hasta la entrada en el templo carmelitano.

El público aplaudió en algunos momentos el andar del paso de la Patrona portado por miembros de la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC). Tras este traslado la Hermandad del Carmen se prepara para la novena, besamano y función a la Santísima Virgen con motivo de su festividad -16 de julio- así como el rosario luminoso que se llevará a cabo el 26 de julio por las calles de la feligresía del Carmen. (ISLAPASIÓN).

Galerías: