Cada lunes, y antes de la celebración de la misa de ocho de la tarde, algunos hermanos y fieles de la Hermandad de los Afligidos se reúnen junto al altar de los Titulares para realizar el rezo de las Cinco Llagas.

Esta oración que según indica la tradición fue iniciada por San Francisco de Asís estando en éxtasis, recibió directamente del Crucificado los estigmas en su propio cuerpo. 

Un momento de oración ante Jesús de los Afligidos y María Santísima de la Amargura que no ha cesado en este tiempo de estado de emergencia y que se repite cada semana. 

Desde la hermandad se anima a los hermanos a participar en este rezo breve que es seguido también por feligreses que cada día acuden a la celebración de la misa en la Parroquia del Santo Cristo. (ISLAPASIÓN).