Así lo acaba de anunciar el Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en la comparecencia posterior al Consejo de Ministros celebrado en la jornada de hoy.

Por tanto, según el propio Gobierno de España, en la llamada fase 1 de la desescalada del confinamiento los lugares de cultos -entre ello los templos católicos- podrán abrir sus puertas siempre que no se supere un tercio del aforo total del mismo. Esta fase 1 -que seguiría a la fase 0- comenzaría como mínimo dentro de dos semanas después del inicio de la fase 0 previsto para el día 3 de mayo.

En la fase 2 la asistencia a lugares de culto se aumentaría a la mitad del aforo permitido, en un proceso que comenzaría al menos 2 semanas después del inicio de la fase 1. Estos momentos pueden variar según las circunstancias sobrevenidas por el propio desarrollo de la pandemia por el coronavirus.

De esta intervención del Presidente del Gobierno de España se deduce la lectura que hacía el propio poder ejecutivo del artículo 11 del Real Decreto por el que aunque se permitía la asistencia a los mismos condicionada a la "adopción de medidas organizativas" en la práctica ha conllevado al cierre por parte de la Policía de algunos templos en los que se venía desarrollando actividades de culto público. (ISLAPASIÓN).