Finaliza la Semana Santa y con ella la última de las hermandades de San Fernando en procesional, la Resurrección. Para conocer la forma en la que viven en esta corporación el día de su salida procesional que finalmente no se llevará a cabo lo hacemos con un hermano desde su fundación, Luis María Rosety Fernández de Castro.

•¿Cómo estás llevando estos días de cuaresma?

Estos días están siendo muy especiales, distintos a otros años como imagino que le pasará a todo el mundo. No obstante en casa hemos hecho lo posible para seguir muy en contacto con nuestra parroquia, con nuestros sacerdotes y grupos de formación, y con las clases del Instituto diocesano de Teología. Gracias a las redes sociales y a la informática no hemos perdido el contacto con la nuestra comunidad parroquial.

Desde la visión del cofrade también es muy diferente. Comencé la cuaresma participando en el Via Crucis de las Hermandades ya que este año lo presidía la imagen del Señor del Prendimiento una de las Cofradías que radican en mi parroquia. Preparamos con nuestro coro la participación en la liturgia del Triduo Cuaresmal de la Hermandad del Rosario como otros años. Me acerqué a la Casa de Hermandad del Resucitado a sacar mi papeleta de sitio. Pero.... todo ha sido diferente a lo pensado. Y como muchos cofrades he seguido por los medios informáticos las procesiones de otros años para que no falte tampoco esa dimensión en los días cuaresmales.

•¿Qué es lo que más recuerdas de estos días que no podemos vivir debido a la emergencia sanitaria?

Como ya he comentado la actividad en la Parroquia ha sido distinta, y por tanto el volver a otros años ha sido permanente. He recordado la actividad de los ensayos del coro parroquial para los Oficios de Semana Santa donde nos encontrábamos con los Hermanos de las dos cofradías que radican en la Parroquia que estaban preparando sus pasos, enseres, altares de insignias. Esa especie de revolución del espacio dentro del templo donde tres pasos, bancos, monumento del Santísimo, elementos decorativos se mezclaban mientras cada uno se afanaba e su trabajo. Realmente este año, para vivirlo, he tenido que recurrir al armario de los recuerdos.

•¿Cómo crees que recordarás esta Semana Santa?

Espero recordarla como un año donde nos ha tocado vivir nuestros grandes misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo desde la más profundo de nuestro interior sin elementos externos que nos ayuden a vivirla. Pero por otra parte con una gran añoranza de esa religiosidad popular tan metida en nuestra cultura y que desde niños hemos vivido.

•¿Cómo piensas que vivirás el Domingo de Resurrección?

Ese día lo viviré en el recuerdo. Nuestra Hermandad de la Sagrada Resurrección, por el misterio que representa, tiene matices diferentes al resto de las hermandades de Semana Santa. Es la única que procesiona durante la mañana. Nos dicen los Evangelistas que al alba del primer día de la semana los discípulos se acercaron al sepulcro de Jesús, y lo encontraron vacío. Echaré de menos ese relente fresco del amanecer que me acompaña mientras me dirijo vestido con mi túnica y antifaz al templo y encontrarme con los hermanos y felicitarnos unos a otro porque "No está aquí, ha Resucitado". Y creer que efectivamente en esos abrazos y en esos deseos está Cristo resucitado en el otro. Echaré de menos llevar esa rosa que todos los años recuerda a mi hija, la primera hermana inscrita en el "Libro de la Vida" de la Hermandad, y que gentilmente la Junta de Gobierno me permite depositar en el paso a los pies de la imagen de Jesús.

•¿Piensas hacer algo especial ese día para recordar que es el día importante de la cofradía en la calle?

Desde que se fundó nuestra Hermandad en 2004 he sacado mi papeleta de sitio todos los años y he participado el domingo de Resurrección en la procesión, unos años en la calle y otros por inclemencias del tiempo en el interior del templo. Este año tendré ocasión de asistir a la Misa Solemne del día de Pascua que otros años, por estar en la procesión, no ha sido posible. En ese momento también me encontraré con los hermanos en la oración y en el gozo de un día tan señalado para todos los cristianos.

•¿Qué perderemos los cofrades al no ver este año la hermandad en la calle?

No estoy muy puesto en los estrenos que las distintas hermandades de San Fernando iban a realizar para este año, pero no creo que se pierdan, ni tampoco el trabajo que los cofrades con sus Juntas de Gobierno han venido realizando durante el año. Ya han empezado su particular cuenta atrás para el 2021 donde seguro que nuevas ilusiones y nuevos proyectos acompañarán a los de este año y verán la luz para que todos disfrutemos de ellos.

•¿Ganamos los cofrades algo con esta situación que estamos viviendo?

A nivel general todos hemos de sacar nuestras conclusiones de esta situación, y creo que nos tenemos que quedar en lo positivo para un futuro. Están siendo días de una experiencia fuerte. En mi caso pienso que debe ser para nuestro bien y pido a Dios que me ayude a descubrir lo que me quiere decir con todo esto que nos ha permitido vivir. A nivel del cofrade pienso que que vamos a ganar porque ha sido un tiempo de mayor espiritualidad que redundará en nuestras corporaciones y nos dará mayor fuerza para el futuro.

•¿Cómo crees que vivirás la Cuaresma y Semana Santa de 2021 tras lo sucedido este año?

Espero poder vivirla con una ilusión renovada y que tras haber vivido la experiencia de estos momentos hayamos crecido todos en un mayor acercamiento al Señor y a su Iglesia a la que todos pertenecemos desde nuestro bautismo.