Nos acercamos también a la Iglesia Mayor. Día de nervios para los hermanos de Columna que hoy vivirán de una manera muy especial esta jornada del Domingo de Ramos. Entre los que visten cada año el capirote de terciopelo morado nos acercamos a conocer algo más de la hermandad gracias a José Antonio García Fierro, quien fuera Hermano Mayor de la corporación en la última legislatura y actual miembro de su Junta de Gobierno.

•¿Cómo estás llevando estos días de cuaresma?

Confinado, como el resto de los españoles,siguiendo las normas que dicta el gobierno para intentar no contagiarme, y de esa forma no transmitirlo a mi familia.

Referente a la Cuaresma, la estoy viviendo desde otro prisma, y espero nunca volver a vivirla así. Se puede quedar uno sin Cuaresma por motivos de salud o profesionales, como me ha ocurrido, pero sabes que la vida, fuera de tus circunstancias personales, sigue hacia delante, pero lo que estamos viviendo es muy fuerte, con toda seguridad los perjuicios los conoceremos en el futuro, en el presente es difícil valorar las cosas que ocurren. Tengo la absoluta firmeza de que juntos saldremos adelante.

Y centrándome en la pregunta de cómo llevo estos días, supongo que igual que la mayoría, viendo la televisión, leyendo, utilizando el móvil casi todo el día, hablando por video conferencia con familiares y amigos, rezando, rezando mucho para que todo lo que está ocurriendo acabe lo antes posible. Viendo la misa por televisión, algo que verdaderamente me costaba trabajo, pero ahora lo veo necesario. Poniendo en orden ciertas cosas que tenía abandonadas por falta de tiempo, ayudando en casa mucho más que antes, reflexionando en ciertos temas personales que con el trajín normal de la vida no te paras a pensar, viendo por supuesto videos de Isla pasión, a la cual agradezco esas retransmisiones durante todo el día, ya que ayuda a disfrutar con lo que más le puede gustar a un cofrade, ver la Semana Santa en las calles. Vivir con los cinco sentidos dicho tiempo.

•¿Qué es lo que más recuerdas de estos días que no podemos vivir debido a la emergencia sanitaria?

La Función Principal y, por supuesto el Vía crucis de nuestro Titular. Sobre todo, por intensidad la Semana de Pasión, son días intensos; sin tiempo para nada. Desde que uno se despierta el Domingo de Pasión y se viste para comenzar la jornada, es un no parar, hasta el Lunes Santo.

Cuando todo el mundo se va a casa para descansar, comienza el maratón del cofrade de Columna, a las diez de la noche empieza el traslado de pasos a la Iglesia Mayor, hasta que se dejan las imágenes sobre los pasos, pasada la medianoche.

Me encontraba extraño estando en casa este Domingo de Pasión y toda esta semana, ya que al mediodía después de venir de trabajar me iba a la iglesia, y una vez la iglesia estaba abierta a las seis de la tarde, se volvía a trabajar de noche, y así un día y otro. Algo increíble, como el reloj de nuestras vidas se para, pero continua el reloj del tiempo.

•¿Cómo crees que recordarás esta Semana Santa?

Atípica, diferente, anómala, pero con el deseo de que podamos contarla todos juntos como una pesadilla que nos tocó vivir. Y rogando a Dios que no nos toque vivir estos momentos nunca más.

•¿Cómo piensas que vivirás el Domingo de Ramos?

¡¡¡¡En casa, creo!!!!, bueno dejando las bromas para otro momento, viviré el Domingo de Ramos con mucha resignación, e intentaré hacer cosas ese día para que las horas pasen pronto, pero sin dejar de olvidar que es Domingo de Ramos, porque no tendremos pasos procesionales en las calles, pero tenemos como cristianos que conmemorar la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en Jerusalén.

•¿Piensas hacer algo especial ese día para recordar que es el día importante de la cofradía en la calle?

Ahora mismo me ha recorrido un escalofrío por todo el cuerpo, pensando en ese día.

Sí, tengo claro que escucharé la eucaristía, que me encanta, porque es algo que es imposible hacer el Domingo de Ramos en nuestra parroquia, ver la misa completa, porque son momentos de llamada de teléfono, encuentros con hermanos que llevan mucho tiempo fuera de nuestra ciudad, visitas de los hermanos para ver los pasos horas antes de la salida. El Domingo de Ramos es el alfa del cofrade, yo no puedo explicar con palabras lo que siento ese día, sólo me recorre un sentimiento de alegría, nerviosismo, es algo extraordinario, porque desde que comienza la mañana con el desayuno de los hermanos cargadores, después la llegada a la Iglesia, y visita a nuestros Titulares para volver a rezarles que todo salga bien, como si fuera la primera vez que lo haces esa semana, y en un abrir y cerrar de ojos, te ves a las cuatro de la tarde de nuevo delante de ellos, pero no sin antes, visitar el Sagrario en el silencio de la Iglesia y dar las gracias por ese día y volver a pedir al Santísimo que nos ayude y que  todo salga bien. A partir de ese momento comienza la llegada de los hermanos a la iglesia, y pasada la seis de la tarde lo que todo el mundo ya espera, ver a Ntro. Padre Jesús Atado y Flagelado y a María Santísima de las Lágrimas dentro de ese joyero de plata en las calles de nuestra ciudad.

Perdonad que me haya extendido, pero he vuelto a ese día por unos minutos. Sí, haré algo especial, bueno además de lo que he dicho al principio y volviendo al hilo, comeré más tranquilo que si tuviera un Domingo de Ramos normal, veré videos, encenderé incienso, merendaré algún rosco y una buena torrija para intentar activar alguno de los sentidos que a los cofrades tanto nos gusta y a la hora de la salida escucharé el rosario con la Junta de Gobierno y con los jóvenes del Grupo Joven, que lo tenemos de esa forma planteado y después me conectaré con la misa de siete de nuestra parroquia, que transmitirá en directo.

•¿Qué perderemos los cofrades al no ver este año la hermandad en la calle?

Este año hubiéramos tenido algunas cosas que mostrar, mejorando y haciendo crecer nuestro patrimonio. Se hubiera visto una sección más en el tramo del Cristo con una insignia nueva, un guion de San Pedro para atestiguar nuestra relación con el Apóstol San Pedro desde la fundación de nuestra hermandad, realizado por nuestra Hermana Nieves Sanlaureano y acompañado por cuatro pértigas con el remate de la tiara papal. Una mesa de palio para María Santísima de las Lágrimas realizada en el taller de Carpintería Religiosa Melo. Realización de un nuevo marco para el techo de palio y sustitución de los flecos de hilo de oro por los de caireles de bellota en las bambalinas, para el palio de María Santísima, donado por un grupo de hermanos. También algo que ya salió publicado, ver en la calle Rosario nuestros pasos en silencio para que las personas con Síndrome de Asperger y Patologías enmarcadas en el Trastorno del Espectro Autista hubieran podido disfrutar de nuestra Hermandad y de la Semana Santa. Y para terminar volver a escuchar la marcha Esencia de un Barrio, la cual fue dedicada al barrio de la Iglesia Mayor al paso de nuestra Hermandad el Domingo de Ramos, y que desde el año 2015 no la hemos vuelto a escuchar.

Tenemos un año por delante para seguir trabajando y poder mostrarlo en la Semana Santa de 2021.

•¿Ganamos los cofrades algo con esta situación que estamos viviendo?

A nivel cofrade creo que pocas cosas podemos ganar con esta situación, pero a nivel personal sí podemos valorar mucho más las relaciones personales, valorar realmente lo importante de la vida, valorar a aquellas personas que pertenecen a profesiones como sanitarios, Fuerza y Cuerpo de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas, que con su trabajo y tenacidad nos sacarán de esta crisis. 

•¿Cómo crees que vivirás la Cuaresma y Semana Santa de 2021 tras lo sucedido este año?

La viviré como Dios quiera, pero me gustaría vivirla de forma intensa y valorando cada segundo, tanto de la Cuaresma como de la Semana Santa y recordando todo aquello que no pude hacer el año anterior, y dando gracias a Dios por dejarme vivirla. 

Para terminar, agradecer a ISLAPASIÓN esta entrevista por poder trasladarme por unos minutos al Domingo de Ramos, y por supuesto por su aportación e información de todo lo concerniente al mundo cofrade.