El Santísimo Sacramento fue protagonista este domingo por las calles de las poblaciones de la Diócesis de Asidonia-Jerez, de la fiesta del Corpus Christi. La celebración eucarística es el punto de partida y el misterio en la mesa del altar, el sentido de las presencias procesionales vividas como, en la Catedral del Salvador, señaló en su homilía monseñor José Mazuelos Pérez, el obispo de esta Diócesis.

E invitó a los fieles a que sea ello lo que tengan presentes en esta fiesta del Corpus Christi en la que cobraron significación especial momentos como el de la consagración, adoración al Santísimo y colocación de la custodia en la carroza sacramental para la procesión.

Sacerdotes, religiosas y religiosos, delegaciones diocesanas, movimientos, comunidades, parroquias, hermandades y otras instancias civiles como la corporación municipal jerezana encabezada por la alcaldesa, María José García-Pelayo, o de las fuerzas de seguridad, nutrieron el acompañamiento al Santísimo a lo largo de su recorrido, caracterizado por alfombras, altares, arcos florales, colgaduras y otros elementos que exornaban el itinerario. 

Galerías: