La Parroquia de San Severiano cerró el lunes sus puertas tras mantener abierto -como se indica por parte del Obispado de Cádiz y Ceuta- el templo desde el inicio del estado de alarma en España por el coronavirus.

Esta decisión de cerrar el templo se debe al posible positivo en coronavirus del párroco de este templo gaditano, el Rvdo. P. Antonio Diufaín que se encuentra aislado por tener algunos de los síntomas que se manifiestan por esta enfermedad aunque sin ser diagnosticado aún como positivo a falta de la realización del test preceptivo. 

Además de esta parroquia gaditana son cada vez más las que a diferencia de la línea marcada por el Obispado de Cádiz y Ceuta han decidido cerrar sus puertas para evitar ser un foco de contagio del coronavirus. En San Fernando templos como San Marcos Evangelista o San Servando y San Germán anunciaron públicamente el cierre por esta misma razón así como la Vaticana y Castrense de San Francisco. (ISLAPASIÓN).