Desde hoy y hasta nueva orden se ha decretado el cierre de la capilla de adoración perpetua que se encuentra en la calle Tomás del Valle para que este lugar no sea foco de posibles contagios por coronavirus. 

Desde el mes de noviembre de 2016 esta capilla ha estado de forma permanente abierta a la adoración al Santísimo Sacramento hasta hoy que se ha cerrado como medida preventiva. 

A diferencia de esta capilla el Obispado de Cádiz y Ceuta mantiene abiertos los templos diocesanos aunque algunos de ellos de forma unilateral a la decisión tomada por el Obispado han cerrado para evitar posibles contagios tanto en San Fernando como en otras localidades de la Diócesis. (ISLAPASIÓN).