Así lo ha decidido la Junta de Gobierno de la Hermandad de Humildad y Paciencia acogiéndose a las recomendaciones planteadas por las autoridades sanitarias y el propio Obispado de Cádiz y Ceuta.

Por tanto la cofradía del barrio de la Ardila verá como se celebran los cultos cuaresmales previstos pero tanto el Besamano a María Santísima de las Penas como el Besapié al Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia no se llevarán a cabo como tal. Se expondrán a los Titulares en cada momento pero en una zona acordonada para evitar el contacto con la Imagen. Se restringirá a poder hacer una reverencia ante la Virgen de las Penas o el Cristo de Humildad y Paciencia en cada uno de los casos.

Igualmente el tradicional traslado del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia a su paso en la tarde-noche del Domingo de Pasión también se suspende y se hará de forma privada entre los miembros de la propia Junta de Gobierno para evitar la gran aglomeración de hermanos, fieles y devotos que acuden a este momento tan especial con el que concluye la jornada del Domingo de Pasión en el barrio de la Ardila. 

Vía-Crucis

El otro acto público que realiza la hermandad es el Vía-Crucis presidido por el Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia. Al ser este un acto de carácter parroquial se esperará a la decisión del propio párroco para saber si finalmente se llevará a cabo por las calles de la feligresía, en el interior del tempo o finalmente no se lleva a cabo por el temor a un posible contagio masivo del Coronavirus Covid-19. 

Hasta el momento se mantienen los horarios habituales de apertura y cultos de la Parroquia de San Servando y San Germán. (ISLAPASIÓN).