El pasado domingo la cuadrilla que portará el próximo Viernes Santo a la Virgen de la Soledad realizó un ensayo con el paso procesional de cara a establecer algunos cambios en las alturas de las patas del mismo añadiéndose de 10 a 13 centímetros más de altura con lo que mejorar las levantás del mismo.

Igualmente se han regulado las alturas de los distintos palos de cara a perder la inclinación del paso algo que afeaba la puesta en la calle de este paso y el trabajo de la propia cuadrilla. (ISLAPASIÓN).