La Hermandad del Santo Entierro prosiguió ayer con los actos previstos para la celebración de su 225 aniversario fundacional. Para ello, como se indicaba en la programación de actos de esta efemérides, se llevó a cabo un Vía-Crucis claustral presidido por el Santísimo Cristo Yacente.

Un soberbio Vía-Crucis a la altura de esta hermandad que fue recorriendo primero las naves del templo carmelitano para pasar posteriormente al patio del convento. Con toda la luz eléctrica apagada y solo la de los cirios de sus hermanos el Cristo Yacente iba recorriendo las distintas estaciones previstas.

Un silencio sepulcral inundaba la estancia mientras el Titular cristífero de la cofradía del Viernes Santo sobre catafalco iba avanzando de forma lenta, parsimoniosa, con toda la solemnidad que requería el acto. 

No fueron muchos los fieles que se sumaron a este acto algo que hizo se pudiera vivir de forma más íntima y con mayor recogimiento. (ISLAPASIÓN). 

Galerías: